Compartir

“Son representaciones del universo enjauladas en canciones”, dice Carabén

BARCELONA, 25 (EUROPA PRESS)

La banda catalana Mishima busca los límites del paraíso en su nuevo álbum 'L'ànsia que cura' (Warner Music), que sale a la venta este martes y que es un compendio de sensaciones que el artista ha ido acumulando.

En una entrevista de Europa Press, el cantante de la banda, David Carabén, ha explicado que explora la idea del paraíso que tiene tanto desde Oriente como desde Occidente, en una visión calidoscópica de cómo la humanidad se ha construido la representación del cielo.

Sus canciones son pequeñas dosis de este paraíso, un lugar común que está en peligro por la crisis: “Nos están obligando a despedirnos del estado del bienestar, y se acabará convirtiendo en una época mítica de nuestras infancias”, ha explicado el músico.

Asimismo, también ha apuntado como actualmente se presenta el paraíso como la “independencia”.

Una de las sensaciones paradisíacas de Carabén es que puede vivir de la música desde hace cuatro años exclusivamente: “El paraíso expresa todo lo que no tenemos”.

Aunque con una misma mirada filosófica, Carabén ha tratado en las canciones de este disco de buscar conscientemente sus inquietudes y ahondar en ellas documentándose en libros y películas.

En base a esto construye imágenes mentales, y las regala en forma de canciones de pop rock para que la gente pueda disfrutar: “Son representaciones del universo enjauladas en canciones”, ha resumido Carabén, que ha apuntado que estas dosis hablan de amor, sexo, muerte y vida, y representan al mundo en tres minutos.

Esta solemnidad la combina con temas más livianos, como 'Llepar-te', uno de los singles de avance del disco, seleccionado por su tono desenfadado y vitalista.

'Mentre floreixen les flors' es el otro tema escogido al representar ese paraíso marchito, que también está ilustrado en la carátula.

Mientras, el título del álbum remite a un fragmento de la canción 'Brisa', que habla sobre cómo el hombre afronta los cambios, “desde cambiar de canal hasta cambiar de pareja”, ha dicho.

Según él, las 30.000 maneras diferentes de vivir la vida, de lo que se podría hacer y no se hace, genera cierta ansiedad: “Estamos en una sociedad que nos lo ofrece todo. Es una ansiedad de estar en una forma del paraíso”.

Este es el primer disco que Carabén ha escrito y arreglado de golpe, ya que normalmente iba arreglando las canciones conforme las componía, y en esta ocasión las ha acumulado todas para arreglarlas de una vez.

MÁS FRESCO

Esto, según explica, le ha dado cierto toque de directo al disco, que sonoramente se caracteriza por una mayor “frescura”.

Carabén ha dicho que tras este álbum se cierra una trilogía de discos con muchos arreglos y muy singulares: “Hemos tendido a sobrearreglar mucho los temas”.

Sin embargo, éste “va mucho más al grano” y sale de su zona de confort habitual, de forma que el público puede intuir mejor quién hace qué.

El álbum contiene una sorpresa instrumental con el tema 'Despertar amb caiguda', con el que Carabén quería dar relieve también a los músicos.

Los demás temas de este nuevo álbum son 'Mai més', 'El corredor', 'El paradís', 'La teva buidor', 'Ja no tanca els ulls', 'Aquí hi va un do', 'Els vella hippies' y 'L'element del paisatge.

El disco se presenta el 12 de abril en el Festival Strenes de Girona, e iniciará una gira por salas de conciertos catalanas.