Compartir

MADRID, 19 (EUROPA PRESS)

La cineasta francesa Claire Denis se ha pasado a la cámara digital en su nueva película 'Los canallas', un 'thriller' de venganza familiar que, tal y como la propia directora ha definido, está plagado de “personajes turbios”.

Marco Silvestre (Vincent Lindon) es el capitán de un petrolero que debe abandonar su apacible vida en medio del mar cuando recibe el aviso de que su cuñado se ha suicidado. Al llegar a París, su hermana Sandra (Julie Bataille) le convencerá de que el responsable de este suceso, así como de los desequilibrios de su sobrina, es Eduard Laporte (Michel Subor), un acomodado hombre de negocios.

Pero Marco no conocerá toda la verdad de boca de su hermana y serán sus propias investigaciones y la relación que entabla con la mujer de Laporte, Raphaelle (Chiara Mastroianni), las que terminen por introducirle en un agujero de difícil salida.

Denis se apoya en una narración fragmentada y en imágenes de cámaras amateurs para crear una historia llena de confusión, con un final revelador. La cineasta ha celebrado por un lado las “posibilidades” que ofrece el rodaje en cámara digital, si bien recordando que el trabajo “se vuelve más técnico y se pierde algo de magia”.

Conocida por invertir gran parte de tiempo en el montaje, la cineasta ha reconocido que ha dedicado tres meses a esta parte, ahora “más complicada” debido al digital. En cualquier caso, ha bromeado resaltando que “un rodaje siempre es más rápido que un montaje porque cuesta más dinero”.

El título del largometraje también es significativo, como en la mayoría de películas de Denis. En este caso traducido al español como 'Los canallas' (la traducción más certera sería 'Los cabrones'), la directora francesa ha reconocido que tomó el título de una parte de un film de Kurosawa, 'Los canallas duermen en paz'.

Preguntada sobre quién cree ella que serían los 'canallas' de nuestra sociedad, ha apuntado hacia los responsables de los bancos y otras instituciones económicas. Además, ha negado cualquier similitud con ningún personaje real, a pesar de las insistentes preguntas en Francia con un posible personaje (el de Laporte) inspirado en Dominique Strauss-Kahn.

BANDA SONORA DE TINDERSTICKS

La directora ha vuelto a contar en el reparto con Lindon (no trabajaban juntos desde hace diez años), quien servirá de eslabón para unir las historias de las dos familias, marcadas por el sexo, la violencia y la muerte.

“Fue el propio Lindon el que se acercó a mi y me dijo: 'si quieres seguir esperando para que trabajemos juntos, acabarás haciendo una película con un actor mayor. Aprovecha ahora que soy joven y puedo salir desnudo'”, ha explicado con humor.

Y en la parte de la banda sonora, también se produce un reencuentro: Stuart Aples, al frente de la banda 'Tindersticks', que trabajó 'in situ' con el film y es el creador de la última canción de la película, una revisión de un tema de los años 70. “Justamente esas imágenes se convierten terribles cuando suena la canción”, ha destacado.