Compartir

El Congreso discutirá y votará mañana las 36 propuestas de resolución planteadas al informe del trienio 2099-2011 del órgano fiscalizador

MADRID, 10 (EUROPA PRESS)

El PSOE quiere que los partidos políticos en quiebra se sometan a un plan de saneamiento plurianual, con gastos e ingresos prefijados, para que consigan alcanzar el reequilibrio patrimonial, mientras que Unión, Progreso y Democracia (UPyD) propone retener las subvenciones a aquellos que no presenten sus cuentas en el plazo legalmente establecido.

Éstas son dos de las 36 propuestas de resolución que los grupos parlamentarios han planteado al Informe de fiscalización de los Estados Contables de los Partidos Políticos y de las Donaciones percibidas por las Fundaciones vinculadas a ellos entre 2009 y 2011, que se debatirán y votarán este martes en la reunión de la Comisión Mixta para las Relaciones con el Tribunal de Cuentas.

En dicho informe, el órgano fiscalizador elevó a 17 el número de partidos políticos que al cierre de 2011 presentaban un saldo negativo en sus cuentas anuales, una cifra que venía creciendo desde 2009, cuando había 10, y 2010, que eran 13. A la cabeza de la lista de las formaciones 'en quiebra' se sitúan la coalición CiU y su parte democristiana (Unió), que suman 21,47 millones, e Izquierda Unida federal y varias de sus federaciones, con un total de 14,07 millones de euros de salgo negativo.

De hecho, el propio presidente del Tribunal de Cuentas, Ramón Álvarez de Miranda, recomendó en su día a los partidos políticos que controlen sus gastos porque, según dijo a Europa Press, no pueden vivir “por encima de sus posibilidades”.

Precisamente como solución a esta situación los socialistas plantean que estos partidos se sometan a un plan de saneamiento plurianual para alcanzar el reequilibrio patrimonial y realicen una previsión de gastos “ajustada” a una “objetiva” planificación de ingresos.

AGILIZAR LA ELABORACIÓN DE INFORMES

El PSOE también insiste en sus propuestas en la necesidad de que los partidos presenten al Tribunal las cuentas anuales “en tiempo y forma” y de forma “íntegra” y que, además, le hagan llegar el informe relativo a la revisión del sistema de control interno. Además, les sugiere que habiliten cuentas específicas entidades de crédito restringidas a la recaudación de las cuotas y aportaciones de afiliados, adheridos y simpatizantes, y les insta a cumplir con las exigencias legales en relación con las donaciones privadas.

Entre otras medidas, el primer partido de la oposición reitera al Tribunal de Cuentas que avance en la elaboración de los informes de fiscalización de los partidos en el plazo legalmente establecido, e insta al Gobierno a reforzar la colaboración de la Administración Tributaria y de la Seguridad Social con el órgano fiscalizador, y a aplicar a las sociedades las mismas limitaciones que existen para las donaciones de personas jurídicas o de entidades subvencionadas.

De su lado, entre las quince propuestas que, de su parte ha registrado UPyD, destaca una que insta al Tribunal de Cuentas a retener la subvención anual que destina a los partidos hasta que éstos no presenten las cuentas en el plazo legal previsto en la Ley.

La formación magenta también subraya la conveniencia de que el Tribunal refuerce su organización para una fiscalización “más oportuna y eficaz” de las cuentas de los partidos, y de que realice evaluaciones de control interno de las fuerzas políticos a todos los niveles, incluidas las sedes territoriales y locales, dos iniciativas que también incluye entre sus propuestas el grupo parlamentario de la Izquierda Plural (IU-ICV-CHA), según los textos a los que ha tenido acceso Europa Press.

Asimismo, el partido que lidera Rosa Díez aboga por que el Tribunal de Cuentas realice un análisis coste-beneficio del 'mailing' electoral, y de que contemple en la fiscalización de las cuentas de los partidos políticos “los asuntos relevantes” que estén siendo investigados en sede judicial.

MAYOR CONTROL SOBRE DONACIONES PRIVADAS

Entre otras, UPyD plantea que los partidos refuercen sus controles internos en materia de gestión contable, financiera y patrimonial, que aprueben procedimiento que atribuyan responsabilidades en materia de gestión económico-financiera y que ingresen en una cuenta separada e indisponible el importe de las donaciones recibidas que no estén correctamente identificadas o excedan de los límites legales.

La Izquierda Plural hace esta misma última sugerencia urgiendo a subsanar las deficiencias registradas en este sentido, y añade la necesidad de establecer cuentas específicas para los recursos privados contabilizados que reciben las fuerzas políticas, de aportar la documentación suficiente al Tribunal de Cuentas en lo que respecta a las operaciones de crédito y de poner solución a las insuficiencias en relación con las ayudas a fundaciones que podrían tener la naturaleza de donación.

Por último, UPyD también insta al Ejecutivo en sus propuestas de resolución a tener en cuenta las recomendaciones del Tribunal de Cuentas y de la correspondiente comisión parlamentaria en una futura reforma de la Ley de Financiación de los Partidos Políticos, y a regular la colaboración de éstos con el órgano fiscalizador, así como la aplicación definitiva de las donaciones ingresadas en las cuentas de los partidos.

EL PP PIDE QUE CONCRETE LAS IRREGULARIDADES

El PP también ha presentado cuatro propuestas al mencionado informe del Tribunal de Cuentas en las que reitera la conveniencia de que los partidos cumplan con la obligación de rendir cuentas ante este órgano en los plazos y forma legalmente previstos, y de que ajusten sus actividades económicas en punto al “necesario” equilibrio patrimonial.

Igualmente emplaza al Tribunal de Cuentas a adoptar las medidas para exigir la “debida” rendición de las cuentas y la documentación complementaria que sea precisa de todas las formaciones políticas, así como de sus fundaciones y entidades.

También le insta a que efectúe una “concreta” calificación de las actuaciones “irregulares” detectadas en la fiscalización de estas entidades, y a que incorpore la fiscalización de los estados contables del ejercicio 2009 en adelante de los partidos con representación en los parlamentos autonómicos, con independencia de que reciban o no subvenciones de funcionamiento ordinaria, así como de sus fundaciones o entidades vinculadas.