Compartir

MADRID, 27 (EUROPA PRESS)

La vicepresidenta primera del Congreso, Celia Villalobos, ha vuelto a romper la disciplina de voto del Grupo Popular en el Congreso de los Diputados apoyando al PSOE en una propuesta de resolución que pedía al Gobierno la retirada de la reforma del Aborto que lidera Alberto Ruiz-Gallardón.

Villalobos ya había sido 'castigada' estos días por su grupo parlamentario, con la sanción máxima de 500 euros, al haber apoyado a la oposición en otra votación que exigía igualmente la paralización de esta reforma que lidera el titular de Justicia.

La retirada de la reforma también estaba incluida en otra propuesta de resolución planteada por la Izquierda Plural (IU-ICV-CHA), pero ahí Villalobos ha mantenido la disciplina de voto marcada por su grupo parlamentario. Era un texto que iba más allá del PSOE y planteaba que sólo la Ley del Aborto podía modificarse si se ampliaban las condiciones para interrumpir de forma voluntaria los embarazos.

NO ES LA PRIMERA VEZ

Así, desde que se ha anunciado la nueva reforma del Aborto que lidera Alberto Ruiz-Gallardón, se trataría de la tercera vez que Villalobos se salta la disciplina de voto de su grupo parlamentario.

La primera aconteció en mayo de 2013, ante una moción del PSOE que pedía también la retirada del anteproyecto de ley del aborto y en la que la exministra se negó a votar en protesta por la intervención de su compañera de 'filas' Beatriz Escudero.

En ese caso, la dirección del Grupo Popular en el Congreso decidió multar a la vicepresidenta primera de la Cámara con una multa de tipo medio entre las que impone el grupo parlamentario (entre 300 y 400 euros), teniendo en cuenta que las máximas sanciones ascienden a 500 euros.

La segunda ocurrió el pasado día 13, cuando Villalobos votó a favor de una iniciativa de Izquierda Plural (IU-ICV-CHA) que pedía la retirada del anteproyecto de ley de interrupción voluntaria del embarazo, rompiendo así la disciplina de voto del Grupo Popular, que había anunciado el voto en contra al igual que Uniò (UDC) y UPN. Esta vez la dirección del Grupo Popular la impuso la sanción máxima de 500 euros.

Eso sí, Villalobos ya contaba con al menos dos episodios previos de ruptura de la disciplina de grupo en temas sensibles como el aborto (2009) y el matrimonio homosexual (2005).