Compartir

MADRID, 26 (EUROPA PRESS)

El Gobierno de Marruecos ha anunciado la suspensión la cooperación judicial con Francia para tratar de aclarar posibles incumplimientos de los acuerdos vigentes, en plena escalada de tensiones por las acusaciones de tortura contra el jefe de la Inteligencia marroquí y unas declaraciones supuestamente pronunciadas por el embajador galo en Estados Unidos.

El viernes, la Policía francesa acudió la residencia del embajador de Marruecos en París para entregar una citación judicial al jefe de la Inteligencia marroquí, después de que un grupo de activistas acusase a la Dirección de la Vigilancia del Territorio (DST, por sus siglas en francés) de someterles a torturas durante su detención.

A esta polémica se suman también unas declaraciones del actor Javier Bardem, quien aseguró la semana pasada que un diplomático francés le comunicó que París ha decidido ignorar los abusos de Marruecos en el Sáhara Occidental. “Marruecos es una amante con la que dormimos cada noche y a la que debemos defender aunque no estemos realmente enamorados, habría dicho el embajador.

El presidente de Francia, François Hollande, llamó el martes por teléfono al rey alauí, Mohamed VI, para tratar de rebajar las tensiones, pero el Ministerio de Justicia de Marruecos ha añadido este miércoles un nuevo capítulo anunciando la suspensión de “la ejecución de todas las convenciones de cooperación judicial entre los dos países”.

El Ministerio ha explicado que el objetivo es “arreglar” las últimas “disfunciones” y “evaluar” el impacto de ciertas iniciativas tomadas por Francia, según una información de la agencia oficial MAP recogida por medios locales.

En este sentido, el Gobierno marroquí ha acusado a Francia de incumplir los acuerdos al enviar a la Policía a una sede diplomática y ha lamentado lo que considera un “atentado grave a las reglas elementales de la cooperación”. Rabat ha citado al magistrado que sirve de enlace en París para solicitar las “aclaraciones necesarias”.