Compartir

MADRID, 26 (EUROPA PRESS)

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha renunciado a hacer comentarios sobre el anuncio de los llamadores verificadores internacionales sobre un supuesto desarme de ETA porque, ha dicho, “no merece la pena”, y ha exigido a la organización terrorista que se disuelva.

Rajoy ha abordado por primera vez en público este asunto y ha sido en el Congreso, en la segunda jornada del Debate sobre el estado de la Nación, en respuesta a la intervención del portavoz del PNV, Aitor Esteban. El dirigente vasco le había acusado de hacer el “don Tancredo” y mantenerse ante ETA como si nada hubiera cambiado.

Rajoy ha negado que nada haya cambiado y ha asegurado que lo admitió cuando el cambio “se produjo”, tras el anuncio de la banda terrorista de que dejaba “de matar”. Pero sobre lo ocurrido el pasado fin de semana, ha aclarado, no hará comentarios.

“Creo que no merece la pena. ¿Cuál es la solución de verdad de este problema? La solución es muy clara, que ETA, una organización terrorista, se disuelva. ¿Es tan difícil? ¿Por qué no se lo pide? ¿Tenemos que darle algo a cambio? ¿Por qué tengo que darle yo algo a cambio? ¿Y qué tengo que darle a cambio? ¿Por qué tengo que hacerlo?”, ha preguntado Rajoy desde la tribuna.

Ha reiterado a partir de ahí que como jefe del Ejecutivo le corresponde exigir a ETA que se disuelva y mantener el cumplimiento de la ley mientras tanto. “Hablamos de una organización terrorista y estaré siempre sometido a lo que digan la ley y los tribunales, que es lo que algunos en esta Cámara parecen no entender”, ha añadido.