Compartir

Pasa de puntillas por las elecciones europeas de mayo próximo, para las que el PP aún no ha designado cabeza de lista

MADRID, 25 (EUROPA PRESS)

El próximo reto del Gobierno español en la UE será, una vez completada la unión bancaria, “trabajar” con “empeño” por la unión fiscal, política y económica, según ha fijado el jefe del Ejecutivo, Mariano Rajoy, en su primera intervención en el Debate sobre el Estado de la Nación, que ha comenzado este mediodía en el Congreso.

También ha garantizado el firme apoyo de España a la negociación y firma del acuerdo comercial entre la UE y EEUU que, si sale adelante, aumentaría por encima del 25 por ciento las exportaciones europeas a EEUU.

Si la política europea ha sido tradicionalmente una de las áreas que las distintas formaciones en España logran pactar con mayor facilidad, Rajoy se ha comprometido a seguir buscando en el futuro “el consenso más amplio”.

El jefe del Ejecutivo ha pasado sin embargo de puntillas por las próximas elecciones al Parlamento Europeo en mayo de 2014, para las que el PP aún no ha designado cabeza de lista. Tras reconocer que la Eurocámara que salga de esos comicios tendrá las mayores competencias de su historia, ha confiado en que la elección indirecta del presidente de la Comisión Europea por los ciudadanos “contribuya a acrecentar” la participación.

CREDIBILIDAD RECUPERADA Las relaciones con la UE son hoy una parte “muy importante” de la política nacional, ha subrayado Rajoy, que ha destacado la capacidad de su Gobierno para “influir” en dos temas capitales en Europa, “convenciendo” de que la crisis del euro no era solo económica, sino también política, y sobre la necesidad de combinar las políticas de ajuste con otras para impulsar el crecimiento y la creación.

Y esto ha sido posible, ha explicado, porque España ha cumplido los compromisos contraídos con el resto de socios y ha emprendido una agenda “reformista, sólida y creíble” que ha supuesto un “giro radical en la actitud del resto de los países europeos hacia España”. “España ha recuperado la credibilidad que había perdido durante la etapa anterior”, ha sostenido.

El presidente ha destacado que todos los españoles deberían congratularse de que España “haya conseguido evitar un rescate global” de su economía “que habría supuestos más impuestos, menos pensiones y menos crecimiento”.

A continuación, se ha referido a algunos de los avances más destacados que, a su juicio, se han conseguido a nivel europeo. En primer lugar, ha citado la unión bancaria, que debería concluirse “con éxito” este año. En este sentido, ha abogado por “aprobar definitivamente la Directiva de rescate y resolución y la puesta en marcha del Mecanismo Único de Resolución”.

“Todo ello permitirá crear un mercado más homogéneo, facilitará la transparencia, la solvencia y, como resultado, disminuirán las diferencias en el trato entre bancos y clientes”, ha asegurado. Dicho de otro modo, acabará con la situación que se da en la actualidad y que no “es razonable” de que “a la hora de pedir un crédito un ciudadano de Hamburgo se encuentre en una situación tan diferente a uno de Murcia, más allá de sus condiciones particulares”.

Rajoy también ha destacado que España vaya a seguir siendo “beneficiaria neta” del presupuesto comunitario entre 2014 y 2020, periodo en que los agricultores españoles seguirán recibiendo un volumen “muy importante de fondos” que alcanzan los 47.000 millones de euros.

Se ha referido asimismo a los 1.880 millones de euros que Europa destinará a luchar contra el paro juvenil en España y a la ratificación por parte del Parlamento marroquí del protocolo de acuerdo de pesca con la UE que beneficiará principalmente a la flota española, que representa el 70% de los barcos comunitarios que pescan en esas aguas.