Compartir

MADRID, 22 (EUROPA PRESS)

El esperanzador pacto firmado este viernes entre el presidente Viktor Yanukovich y la oposición ucraniana se ha visto truncado este sábado, cuando los partidos contrarios al presidente han decidido asumir el control absoluto del Parlamento y cesar de su cargo a Yanukovich –quien ha abandonado la capital y calificado la decisión de golpe de Estado– por negarse a ratificar las enmiendas legales acordadas para facilitar una transición política.

Además de destituir a Yanukovich, el Parlamento ha decretado la puesta en libertad inmediata de la ex primera ministra Yulia Timoschenko, rival del presidente, quien ha abandonado el centro médico de Jarkiv donde se encontraba recluida tras ser condenada en 2011 a siete años de cárcel por abuso de poder, en lo que aliados y parte de la comunidad internacional consideraban un encarcelamiento por motivos políticos.

Precisamente Jarkiv, la segunda ciudad más grande de Ucrania y bastión prorruso, ha sido el destino elegido por Yanukovich tras abandonar la capital. Ahí, el presidente acudió a una reunión de delegados locales de su partido de las Regiones y concedió una entrevista para ratificar su intención de mantenerse en el cargo a pesar del decreto parlamentario.

Los acontecimientos de hoy han vuelto a poner de manifiesto la tensión entre la Unión Europea y Rusia sobre los acontecimientos en Ucrania. Mientras los respectivos ministros de Exteriores de Francia, Alemania y Polonia, mediadores en el acuerdo, han aplaudido al nuevo Gobierno y exigido a Yanukovich que ratifique las enmiendas, Rusia ha denunciado a la oposición por incumplir los términos del pacto y actuar al servicio de los violentos.

DÍA VERTIGINOSO

La sesión de emergencia de hoy en el Parlamento ha comenzado con la dimisión del presidente del Parlamento y aliado de Yanukovich, Volodimir Rybak, alegando motivos de salud. Sumado a la ausencia de Yanukovich de la capital, la oposición en bloque le ha declarado ilocalizable durante las primeras horas de la sesión, y ha procedido a remodelar la Rada Suprema comenzando por su nuevo presidente, 'número dos' del partido de oposición Batkivshchina (Patria) que lidera Timoshenko, Oleksander Turchinov.

Con el paso de las horas se han hecho públicos otros nombramientos, casi todos aprobados por mayoría aplastante por la ausencia casi total de diputados del partido de Yanukovich. El diputado de oposición Arsen Avakov ha sido elegido este sábado como nuevo ministro del Interior en funciones hasta la designación de un Gobierno de unidad. Avakov sustituye en el cargo a Vitali Zakharchenko, cuyo cese fue aprobado ayer por el Parlamento.

A partir de ahí, comenzaron los rumores de que Yanukovich había dimitido. De hecho, fuentes del partido Patria aseguraron que el presidente había asegurado a uno de sus dirigentes, Arseni Yatseniuk, que había renunciado verbalmente al cargo. Sin embargo, Yanukovich en persona desmintió personalmente esas informaciones con una entrevista televisada en la que calificó la situación de “golpe de Estado” y denunció los nombramientos parlamentarios como “ilegales”.

Tras conocer la postura del presidente, el Parlamento comenzó su sesión vespertina con una votación para destituir de manera fulminante a Yanukovich. El Parlamento decidió unánimemente por 328 votos a favor y cero en contra el cese de Yanukovich –por “violaciones masivas de los derechos humanos” y por “desvincularse de sus deberes constitucionales”– y la celebración de elecciones presidenciales “de carácter extraordinario” para el 25 de mayo.

TIMOSCHENKO, LIBERADA

Timoschenko ha abandonado esta tarde el hospital en silla de ruedas y ha saludado a las decenas de personas congregadas a la salida del centro antes de introducirse en un jeep de color negro sin hacer declaraciones. La opositora cumplía condena en el hospital de Jarkiv porque sufría de dolores de espalda que achacó al maltrato sufrido durante los primeros meses de su encarcelamiento.

“Nuestra patria desde hoy podrá ver el sol y el cielo tras el fin de una dictadura”, ha afirmado Timoschenko, quien prometió honrar las muertes de los manifestantes, tras abandonar el hospital penitenciario.

La liberación de la ex primera ministra era considerada como un requisito para que Ucrania pudiera firmar un acuerdo comercial con la Unión Europea, del que Yanukovich acabó renegando en el último momento. Como consecuencia de su negativa, la oposición proeuropea salió a las calles de Kiev en el inicio de las protestas que han culminado hoy con el cese de Yanukovich por el Parlamento y la excarcelación de la opositora.

Timoschenko, principal rival política de Yanukovich, fue declarada culpable de abuso de poder el pasado mes de octubre y sentenciada a siete años de cárcel por haber firmado durante su segundo gobierno (2007-2010) una serie de acuerdos para la importación de gas desde Rusia a unos precios que perjudicaban a Ucrania.

Timoschenko llegó al cargo de primera ministra en 2007 de la mano del líder de la Revolución Naranja, Viktor Yushchenko, quien desplazó a su vez a Yanukovich del poder. Tras el distanciamiento entre Timoshchenko y Yushchenko, Yanukovich logró de nuevo hacerse con la presidencia e impulsar una política exterior prorrusa.

TENSIONES INTERNACIONALES

El ministro de Exteriores de Reino Unido, William Hague, ha declarado que tanto él como su homólogo alemán, Frank-Walter Steinmeier, han acordado respaldar al nuevo Gobierno ucraniano e impulsar el “vital” envío del paquete de ayuda del Fondo Monetario Internacional a la ex república soviética, según hizo saber en su cuenta de Twitter.

Francia, Alemania y Polonia han ejercido como mediadores del acuerdo alcanzado ayer entre el presidente Viktor Yanukovich y la oposición. Precisamente el ministro de Exteriores polaco, Radoslaw Sikorski, también ha escrito en su cuenta de Twitter para desmentir las acusaciones formuladas por el presidente Yanukovich de que el país ha sido objeto de un golpe de Estado e instar al jefe de Estado a firmar la restauración de la Constitución de 2004, aprobada ayer.

“No ha existido un golpe en Kiev. Los edificios del Gobierno han sido abandonados y el presidente del Parlamento ha sido elegido de manera legal. Yanukovich tiene 24 horas para ratificar en forma de ley la Constitución de 2004”, hizo saber.

Por contra, el ministro de Exteriores ruso, Sergei Lavrov, ha denunciado la labor del Parlamento y ha acusado a la oposición de actuar bajo los designios de “extremistas armados” que suponer una amenaza directa a la soberanía nacional del país.

“La oposición no solo ha fracasado a la hora de cumplir siquiera una sola de sus obligaciones, sino que está constantemente demandando cosas, siguiendo como guías a extremistas armados y pogromistas (término que describía linchamientos en la histórica región de Galitzia, parte de Ucrania) cuyas acciones suponen una amenaza para la soberanía y el orden constitucional”, hizo saber a través de un comunicado.

LAS FUERZAS DE SEGURIDAD, CON LA OPOSICIÓN

Las Fuerzas Armadas de Ucrania han declarado este sábado su fidelidad al juramento militar y la Constitución, y han asegurado que no se involucrarán en el desarrollo del conflicto.

“El Ejército seguirá cumpliendo con los requisitos de los estatutos de las Fuerzas Armadas de Ucrania y las leyes que rigen las actividades del Ministerio de Defensa”, hizo saber en un comunicado publicado en la página oficial del Ministerio de Defensa.

El Ejército garantizó “que las Fuerzas Armadas de Ucrania no se involucrarán en el conflicto político” y aseguró que “los soldados y los funcionarios del Ministerio de Defensa de Ucrania siguen siendo leales y continúan realizando las tareas asignadas por el Estado”.