Compartir

Dice que, tras la desaparición de ETA, “seguirá habiendo presos en las cárceles” porque “son condenas que van a tener que cumplir”

BILBAO, 16 (EUROPA PRESS)

La presidenta del BBB del PNV, Itxaso Atutxa, considera que la presidenta del PP vasco, Arantza Quiroga, se ha comportado “con insolencia” en relación con la reunión entre el lehendakari, Iñigo Urkullu, y el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y cree “inaceptable” que haya acusado a Urkullu de ejercer de “portavoz de los presos”.

En una entrevista concedida al diario 'El Correo', recogida por Europa Press, Atutxa se refiere, de esta forma, a las declaraciones de Quiroga haciendo públicos los detalles de la reunión, de manera “poco fidedigna” y con “tergiversación”.

En su opinión, la reunión de Urkullu y Rajoy ha servido para “normalizar algo que debería estar en la agenda de dos presidentes” y, en ese sentido, desea que la relación fuera “más efectiva, con respuestas más concretas”.

Tras negar que la reunión se haya gestionado con “oscurantismo”, precisa que Rajoy “pidió discreción y Urkullu lo respetó”. Según afirma, “fue Arantza Quiroga la que hizo públicos detalles de la reunión, aunque de manera poco fidedigna”. A su juicio, “daba la impresión de que no tenía información de lo que sucedió en La Moncloa” y “ha habido tergiversación”.

Atutxa asegura que el lehendakari “no ha contado a Rajoy nada que no haya contado a la sociedad”, sino que “ha insistido en pedir al Gobierno español que en lo que esté en sus manos siga dando pasos”.

Asimismo, cree “inaceptable” que Quiroga acusara al lehendakari de ejercer de “portavoz de los presos”, cuando “conoce la trayectoria personal del lehendakari y el aval del PNV a Urkullu en este tema”. “Entiendo que necesite titulares en su campaña de cara al congreso, pero hay cuestiones en política que deben quedar al margen”.

En ese sentido, asegura compartir “al cien por cien” las palabras del responsable de Relaciones Institucionales del PNV, Koldo Mediavilla, quien afirmó que la líder del PP vasco acabará sin que “nadie le conteste al teléfono” porque, según Atutxa, “se ha comportado de manera insolente”.

En cuanto a la posible sustitución de Iñaki Oyarzábal como secretario general del PP vasco, ha dicho esperar que eso “no abra una brecha” en las relaciones con el PNV y que Quiroga esté únicamente intentando marcar un perfil propio”. “Queremos mantener la sintonía y aguantaremos el chaparrón, pero insolencias las justas”, advierte.

ACUERDO PARA GESTIONAR EL FINAL DE ETA

Por otro lado, considera que un acuerdo de mínimos para gestionar el final de ETA entre los gobiernos central y vasco, el PNV, el PSE y el PP “respondería a la necesidad de que este tema se aborde desde el consenso de las cuatro grandes sensibilidades del país”.

“Soy muy positiva, tengo una esperanza, pese a que Rajoy tiene una postura muy inmovilista y muy dura con su propia legislación”, afirma, para precisar que Urkullu no le ha pedido que la modifique, sino “una aplicación de la legislación actual desde otra perspectiva, cosa que ya se ha hecho en otros momentos”.

Sobre la excarcelación progresiva de los presos una vez que ETA desaparezca, Atutxa precisa que lo que ha planteado el lehendakari a Rajoy es “siempre mediante peticiones individuales, nadie está hablando de excarcelaciones masivas”.

Tras manifestar que ETA “debe desarmarse de forma unilateral”, afirma que “lo importante es la disolución total y final de ETA cuanto antes”, lo que, según advierte, “no tiene que ver con la situación penitenciaria posterior a la desaparición de ETA de algunos reclusos”. “Sí o sí seguirá habiendo presos en las cárceles porque la legislación española no podría aceptar otro tipo de soluciones. Son condenas que van a tener que cumplir. La izquierda abertzale y los presos lo saben”, subraya.

Por otro lado, asegura que “todo lo que acorte los plazos para el desarme y disolución de ETA encontrará” al PNV “como colaboradores” y añade que “si hace falta” sentarse con la banda, “desde luego que sí”. “El lehendakari y el partido se han ofrecido siempre. Es demasiado importante para el país”, defiende.

REFORMA DEL AUTOGOBIERNO

Por otro lado, explica, en relación a la reforma del autogobierno, que, aunque hay “mutua voluntad” de mantener la colaboración con el PSE-EE, en este tema “tenemos que ir de la mano de las cuatro sensibilidades políticas del país”.

En ese sentido, se refiere a las declaraciones del presidente de Sortu, Hasier Arraiz, anunciando este pasado jueves que la Izquierda Abertzale ha decidido que “que este pueblo se va de los Estados español y francés”, para indicar que “ellos quieren poner ya la estación término y nosotros queremos hablar de cómo y con quienes hacemos el camino”.

Asimismo, señala que “un reconocimiento público dentro de la ponencia” del derecho a decidir “podría ser importante”, pero asegura que el PNV no siente “ninguna presión por parte de la izquierda abertzale” sobre esta cuestión. Para Atutxa, “el eje del articulado” del nuevo estatuto “debería ser la bilateralidad con el Estado, en un ámbito mucho más amplio que el que hoy en día tenemos”.

CUADROS DE ALCALDES FRANQUISTAS

También se refiere a la polémica surgida en el Ayuntamiento de Bilbao, donde EH Bildu ha pedido al alcalde, Iñaki Azkuna, que, en cumplimiento de la Ley de Memoria Histórica, retire los cuadros de los alcaldes fascistas, a lo que el alcalde jeltzale se ha negado. Atutxa dice que ella no situaría los cuadros de los regidores franquistas “al mismo nivel ni en el mismo pasillo de los cuatros de los alcaldes de periodos democráticos”.

En su opinión, “seguro que hay otro sitio del Ayuntamiento donde pueden estar”, aunque asegura que no van a forzar a Azkuna a quitarlos, tal y como ha pedido EH Bildu. Además, afirma coincidir con la reflexión de Azkuna en el sentido de que “quienes han exhibido fotografías de asesinos no son las personas más acertadas para hacernos reproches a los demás”.