Inicio Tu Ciudad

La Fuerzas de Seguridad reciben «bastantes» llamadas sobre el posible paradero del preso fugado en Cantabria

Compartir

SANTANDER, 16 (EUROPA PRESS)

Las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado han recibido a lo largo del fin de semana «bastantes» llamadas telefónicas de ciudadanos alertando sobre el posible paradero del preso que se fugó en la tarde del pasado jueves del Centro Psiquiátrico de Parayas, en la localidad de Maliaño (Cantabria).

Las llamadas de los ciudadanos, a quienes la Benemérita solicitó el viernes colaboración para localizar este hombre de 31 años de edad y nacido en Santa Cruz de Tenerife, se han recibido no sólo en Cantabria sino a nivel nacional, tanto en los puertos de las Fuerzas de Seguridad (Guardia Civil, Policía Nacional y policías locales) como en las centrales de emergencias, según han informado fuentes de la Benemérita a Europa Press.

Bajo orden de busca y captura, los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado continúan tratando de localizar a este hombre que padece un «trastorno de personalidad de tipo paranoide con descompensaciones psicóticas», con iniciales D.R.R. y cuyas características físicas son las siguientes: 1,90 metros de altura, delgado, piel morena, pelo moreno muy corto y con entradas, y con barba de varios días.

En el momento de abandonar el Centro Psiquiátrico vestía pantalones vaqueros, jersey tipo sudadera a rayas verdes y blancas con capucha, cazadora negra con franjas grises y deportivas. Se tiene constancia que este hombre tiene vinculaciones con las zonas de Camargo y Santoña.

En caso de que alguna persona lo viera, debe ponerse en contacto con la central de emergencias de la Guardia Civil (062), la Policía Nacional (091), la Policía Local (092), con Emergencias (112) o acercarse al cuartel más cercano.

La Guardia Civil puso en marcha el jueves por la tarde un dispositivo de búsqueda y el Juzgado de lo Penal nº5 de Santander decretó el viernes la orden de busca y captura a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad. Asimismo se encomendó a la Benemérita que localice a su víctima y la ponga al tanto de la situación.

MÉDICOS ACONSEJARON SU TRASLADO A PARAYAS

El hombre cumplía condena por un delito de violencia de género en la prisión de El Dueso, en Santoña, pero los servicios médicos aconsejaron en enero su traslado a este centro psiquiátrico porque sufre un «trastorno de personalidad de tipo paranoide».

El Juzgado de lo Penal nº5 de Santander ordenó el traslado del preso para cumplir la medida de seguridad que le había impuesto el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción nº1 de Santoña.

La titular del Juzgado de lo Penal nº5 -órgano encargado de la ejecución de la condena- adoptó esa decisión a raíz del informe elaborado por el Servicio de Sanidad de El Dueso, en el que se decía que «dadas las características psicopatológicas del recluso en la actualidad, el centro público adecuado para cumplimiento de la medida de seguridad es el Centro de Rehabilitación Psiquiátrica de Parayas».

Posteriormente, al recibir el informe de Parayas en el que se desaconsejaba su estancia en ese centro, el Juzgado solicitó informe al Ministerio Fiscal, quien propuso que fuera la administración sanitaria la que indicara en qué centro debía ingresar el enfermo.

Así, el pasado 10 de febrero, el Juzgado remitió un oficio a la Consejería de Sanidad y Asuntos Sociales en el que se pide que informe acerca de qué centro es el más adecuado para esta persona, dada la patología que sufre.

SE CONFORMÓ CON LA CONDENA

D.R.R. fue condenado por el Juzgado de Primera Instancia en Instrucción nº 1 de Santoña -órgano encargado de Violencia de Género en aquel partido judicial- por un delito de amenazas leves y otro de maltrato físico a seis meses y veinte días de prisión y a una medida de seguridad de dieciséis meses de internamiento «en centro adecuado para el tipo de anomalía psíquica que padece, esto es, en el centro terapéutico de internamiento que corresponda».

El cumplimiento de esta condena, que se dictó por conformidad de las partes, se realiza en virtud del artículo 99 del Código Penal, de modo que cumplida la medida de seguridad, se le abona el tiempo de la pena.

El condenado sufre un «trastorno de personalidad de tipo paranoide, con descompensaciones psicóticas», por lo que la juez al tiempo de dictar la sentencia remitió al Dueso un oficio para que indicara cuál era el centro adecuado para su internamiento.

Como respuesta al mismo, el pasado 9 de enero, un psiquiatra perteneciente al Servicio de Sanidad del Centro Penitenciario de Santoña elaboró un informe en el que se realiza un diagnóstico del interno y se concluye aconsejando su internamiento en el centro de Parayas.

Recibido en el Juzgado de lo Penal nº5 este informe, la juez acuerda el traslado de D.R.R. desde el centro penitenciario de El Dueso al centro psiquiátrico de Parayas, donde posteriormente fue examinado. Los informes emitidos por los especialistas del centro desaconsejaron su estancia, por lo que el Juzgado solicitó a la Consejería que informe acerca del lugar más apropiado dadas sus características.