lunes, 28 septiembre 2020 1:40

Mato defiende que la memoria económica “no es el asunto esencial” de la reforma

MADRID, 11 (EUROPA PRESS)

La ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Ana Mato, ha afirmado en el Senado que la memoria económica que acompaña al anteproyecto de Ley Orgánica de Protección de la Vida del Concebido y los Derechos de la Mujer Embarazada, que señala un impacto “positivo” por el esperado incremento de la natalidad, “no es el aspecto esencial” de la misma.

“Todos los proyectos de ley van acompañados de la correspondiente memoria económica porque constituye una exigencia legal pero desde luego, bajo ningún concepto el aspecto económico es el asunto esencial, más bien el reto que supone apoyar a la mujer y especialmente a las menores, y proteger el derecho a la vida en línea con la doctrina del Tribunal Constitucional”, ha señalado.

Mato se pronunciaba así en respuesta a la socialista Cármen Menéndez, una de las cuatro senadoras del PSOE que este martes han formulado preguntas sobre aborto a la titular de Sanidad. En este caso, quería que la ministra dijera si en su opinión “es responsable” asociar una reforma que afecta a los derechos de las mujeres al impacto económico neto sobre el incremento de la natalidad.

“Lo menos importante para mi al menos, es el impacto económico pero si insiste en hablar de memoria económica no olvide que el Consejo de Estado calificó de la presentada por ustedes en 2009 como una mala cláusula de estilo que priva de sentido y utilidad a las previsiones legales que regulan las iniciativas legislativas”, ha dicho la ministra.

La titular de Sanidad, tras incidir en que “hay que mirar primero lo propio y luego lo ajeno por una cuestión de coherencia”, ha criticado que ni el PSOE ni sus miembros hayan desautorizado o expulsado del partido a una edil que justificó “el aborto de niños con malformación 'porque requieren una asistencia médica permanente que es costosísima'”.

Para Mato, en el PSOE “están acostumbrados a intentar patrimonializar la opinión de la ciudadanía y en este caso la de las mujeres” y “olvidan que es muy plural” y que tiene su máxima expresión en las urnas. “El aborto siempre es un drama y resulta de capital importancia tener en cuenta la situación y las convicciones de cada mujer”, ha añadido.

Menéndez considera que incorporar ese punto a la memoria económica del anteproyecto es la prueba del “natalismo” del Gobierno, que trata a las mujeres “como meros instrumentos en este caso, para aumentar la población” y que vulnera “el principio ético de autonomía de las mujeres” para emitir sus propios juicios y decisiones sobre los dilemas que afecten a su propia vida, como la natalidad.

“Ustedes expresan literalmente en su texto que la mujer no puede decidir libremente y mire, las mujeres no somos ni víctimas ni culpables, somos ciudadanas libres, no necesitamos ni admitimos tutelas para ejercer nuestra libertad”, ha dicho la senadora del PSOE, para incidir en que igual que se paró la privatización sanitaria en Madrid “sin ayuda” de la ministra, se conseguirá “de la mano de la ciudadanía” la paralización de la reforma. “Sería bueno que por una vez ejerciera usted como ministra de Igualdad”, ha añadido.