Compartir

MADRID, 7 (EUROPA PRESS)

La reforma laboral “no ha generado empleo ni ha reducido el paro, es un hecho incontestable”, ha afirmado este viernes el secretario de Acción Sindical de UGT, Toni Ferrer, durante la presentación de un informe en el que, agarrándose a datos oficiales, se hace balance de los dos años de vida de la reforma laboral.

Ferrer ha denunciado que, desde su entrada en vigor, el 12 de febrero de 2012, la reforma laboral no ha cumplido ninguno de sus objetivos. Así, de acuerdo con los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA), desde el cuarto trimestre de 2011 al cuarto trimestre de 2013, se han destruido en España 1.049.300 empleos (un 5,9%) y el paro ha aumentado en 622.700 personas, un 11,8%.

Tampoco la reforma laboral ha contribuido a mejorar la calidad del empleo, según Ferrer. Los asalariados indefinidos se han reducido un 6% en dos años (-673.900 trabajadores fijos) y el trabajo a tiempo parcial involutario se ha incrementado un 27%, con 365.200 ocupados a tiempo parcial más porque no encuentran empleo a tiempo completo.

Asimismo, el responsable de UGT ha señalado que, de acuerdo con los datos de los servicios públicos de empleo, la contratación temporal ha aumentado un 8,6% entre febrero de 2012 y enero de 2014, frente a un repunte de la contratación fija de sólo el 2%.

El contrato indefinido de apoyo a emprendedores, una de las medidas estrellas de la reforma, ha caído un 4% y apenas representa el 0,6% del conjunto de la contratación y el 7,3% en el total de contratos fijos, según ha expuesto Ferrer.

En este punto, el dirigente sindical ha subrayado que el 86% de los contratos de apoyo a emprendedores no han superado el primer año de vida, justamente el tiempo que dura el periodo de prueba de este contrato, algo que, según ha recordado, ya denunciaron los sindicatos que iba a suceder.

Otros efectos de la reforma laboral han sido, en opinión de Ferrer, el aumento del paro de larga duración (un 36,1% más, hasta el punto de que seis de cada diez desempleados ya llevan más de un año en el paro), y el crecimiento del subempleo (trabajar menos horas de las necesarias o estar ocupado en puestos de cualificación inferior a la real) en 164.000 personas, hasta la “preocupante” cifra de 2,4 millones de trabajadores subempleados.

A todos estos efectos, Ferrer ha añadido el bloqueo de la negociación colectiva y la devaluación de los salarios. Pese a la moderación de los sueldos pactada en el Acuerdo Interconfederal de Negociación Colectiva (ANC) se observa, según Ferrer, una caída notable de los costes salariales, superior al 9%, lo que está provocando “importantes brechas de desigualdad”.

En este punto, Ferrer ha indicado que los sindicatos han trasladado a la CEOE la necesidad de que los salarios empiecen a ganar poder adquisitivo, porque eso podría ayudar a estimular la demanda interna y a su vez, el empleo.

Según ha avanzado, de cara a la posible renovación del pacto de convenios (el actual finaliza su vigencia este año), se ha creado un grupo técnico de economistas de ambas partes para analizar cómo están evolucionando los salarios y los otros aspectos incluidos en el acuerdo.

El secretario de Acción Sindical ha explicado al respecto que ni patronal ni Gobierno han cumplido la parte establecida en el acuerdo (reinversión y moderación de las rentas de capital y control de los precios públicos), por lo que, aquí, ha dicho “sólo una parte ha pagado su ronda”, y encima en vano, pues la moderación salarial se acordó a cambio del mantenimiento del empleo.