Compartir

“¿Qué se les está diciendo? ¿Que si Cataluña es independiente serán catalanes pero tendrán que renunciar a esa identidad andaluza de origen con la que cómodamente han convivido?”, se ha preguntado en un almuerzo-coloquio de Barcelona Tribuna organizado por 'La Vanguardia', AED y la Societat Econòmica Barcelonesa Amics del País.

Díaz, que ya planteó esto en su mitin del domingo en L'Hospitalet de Llobregat –donde participó el líder del PSC, Pere Navarro, y la alcaldesa Núria Marín–, ha destacado que este discurso no la equipara al PP, y que lo pronuncia desde “el respeto, la sinceridad y el ánimo de colaborar”.

“No estamos dispuestos a que nuestros ciudadanos se encuentren atrapados entre el choque de dos trenes que no encuentran la estación donde bajarse”, ha sentenciado Díaz, que asegura que hay alternativa entre el soberanismo del Gobierno catalán y el inmovilismo del Gobierno central, a su juicio.

La presidenta ha alabado que Cataluña ha sido “tierra de convivencia e integración” y ha asegurado que la propuesta federal de PSC y PSOE garantiza que conserve este condición además de que se colmen sus aspiraciones de un mejor autogobierno.

La dirigente socialista  ha dicho que el independentismo ha calado en una parte de la sociedad catalana porque se presenta como un sueño posible, y ha advertido de que no es así porque “los sueños, sueños son y no conviene perseguir quimeras”.