Compartir

MADRID, 30 (EUROPA PRESS)

La inmunoterapia oral para la alergia al cacahuete durante seis meses permite a entre el 84 y el 91 por ciento de los niños tolerar con más seguridad la ingestión diaria de 800 miligramos de proteína de cacahuete (más o menos el equivalente a cinco cacahuetes), es decir, 25 veces más de proteína de cacahuete que antes de la terapia, según un trabajo publicado en 'Lancet'.

“Este tratamiento permitió a los niños con todos los grados de gravedad de alergia al cacahuete comer grandes cantidades de maní, muy por encima de los niveles encontrados en los aperitivos y comidas contaminadas, liberándoles del temor de una potencialmente mortal reacción alérgica”, afirma el doctor Andrew Clark, de 'Cambridge University Hospitals', en Reino Unido. “Las familias que participaron en este estudio dicen que ha cambiado su vida dramáticamente”, agrega el líder de este nuevo estudio.

La alergia al cacahuete o maní o es la causa más común de reacciones alérgicas graves y potencialmente mortales relacionadas con la alimentación. Actualmente, la única manera de prevenir que se produzcan reacciones graves en los niños con alergia a este fruto es evitar los alimentos que lo contengan. Desafortunadamente, con el uso de este enfoque, las reacciones accidentales son frecuentes con una incidencia anual de entre un 14 y un 50 por ciento.

En la primera parte de este ensayo, 99 niños con diferentes grados de gravedad de alergia al maní, con edades entre 7 y 16 años, fueron asignados de manera aleatoria a recibir 26 semanas inmunoterpia oral mediante la escalada gradual de dosis de proteína de cacahuete hasta 800 mg/día o evitar su ingesta (el estándar actual de tratamiento).

Todos los niños participaron luego en un desafío alimentario doble ciego controlado con placebo por vía oral durante el cual poco a poco consumían cantidades crecientes de proteína de cacahuete bajo supervisión médica para determinar en qué nivel experimentaron síntomas alérgicos. En la segunda parte, al grupo de control se le ofrecieron 26 semanas de inmunoterapia oral seguidas de un desafío alimentario final.

Después de seis meses de tratamiento, 24 de los 39 niños (62 por ciento) que recibieron la terapia en la primera fase pasaron el reto y toleraron una dosis diaria de 1.400 mg de proteína de maní, aproximadamente el equivalente a diez cacahuetes frente a ninguno de los del grupo de control. Después de la segunda fase, el 54 por ciento toleró el desafío.

Aunque una quinta parte de los que recibieron la inmunoterapia oral informó eventos adversos, la mayoría fueron leves prurito oral. Se usó adrenalina para tratar los síntomas después de sólo dos dosis de inmunoterapia, ambas en el mismo paciente, que fue retirado del ensayo.

Según la doctora Pamela Ewan, coautora y directora del Departamento de Alergia en 'Cambridge University Hospitals', la inmunoterapia oral es bien tolerada y proporciona protección en la mayoría de los niños con alergia al cacahuete en este grupo de edad, elevando el umbral de reacción.