Compartir

El número uno del mundo regresó el martes a Palma de Mallorca tras parar previamente en Barcelona, donde fue sometido a un control médico en la Clínica Mapfre de Medicina del Tenis a cargo del Doctor Ángel Ruiz-Cotorro, médico de la Real Federación Española de Tenis y de confianza del manacorí.

Según informó este miércoles el departamento de prensa del balear, una vez realizadas la pruebas y exploraciones médicas pertinentes, el tenista español “presenta una sobrecarga interapofisaria L1 L2 izquierda con edema óseo sin afectación de superficies articulares”.

“Rafa ha sido sometido a tratamiento médico exhaustivo con antiinflamatorios mas fisioterapia intensiva. El próximo lunes pasará de nuevo reconocimiento médico a fin de valorar la evolución y ver si puede iniciar de forma progresiva sus entrenamientos. Su calendario de torneos en su próxima gira americana incluyendo Buenos Aires, Rio de Janeiro, Indian Wells y Miami sigue prevista sin variación”, confirmaron.

Rafa Nadal tuvo un problema en la zona lumbar, que calificó como “espasmo muscular”, que le afectó desde el calentamiento de la final del Abierto de Australia ante el suizo Stanislas Wawrinka y que se le agravó a partir del segundo set, acabándole por lastrar de forma definitiva en el choque, aunque llegó a ganar un set antes de caer en cuatro por (6-3, 6-2, 3-6, 6-3).