Quantcast

Rajoy no dialogará sobre “la ilegalidad” y acusa a Mas de actuar unilateralmente

Pide a los partidarios de la consulta que den ejemplo dialogando con los catalanes que no la quieren

BARCELONA, 25 (EUROPA PRESS)

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha advertido este sábado al de la Generalitat, Artur Mas, de que no dialogará sobre una consulta de autodeterminación porque está fuera de la legalidad y porque la soberanía corresponde a todos los españoles: “Desde luego, que no se me busque para negociar lo que considero que perjudica profundamente al conjunto de mis patriotas”.

“Que no se me busque en el campo de la ilegalidad ni se me pida dialogar sobre lo que no es mío y, por tanto, no puedo dar porque pertenece a todos los españoles”, ha avisado al clausurar la convención que el PP catalán ha celebrado en Barcelona.

Ha criticado también que Mas hable de diálogo mientras actúa unilateralmente: “Cuando no se respeta la legislación ni las formas, lo que se busca no es el diálogo, sino el desistimiento, la aquiescencia o, peor, la complicidad”, y ha pedido a quienes quieran diálogo a que empiecen a dar ejemplo hablando con los catalanes que no comparten esos planes.

Para él, quien quiere dialogar debe respetar las formas y el decoro, y ha afeado que los partidarios de la consulta apelen al diálogo con el Gobierno central cuando ya han decidido unilateralmente que van a hacer una consulta, la fecha y las preguntas –“y, si me apuran, hasta la respuesta”, ha ironizado–.

NO PERJUDICAR A LOS CATALANES

Sí asegura estar permanentemente abierto al diálogo sobre “los problemas reales” de los españoles, y ha subrayado además que no dejará de lado a los catalanes, pese a oponerse al proceso que impulsa el Govern en Catalunya.

“Yo no voy a escuchar las voces que piden que se corte el grifo de las ayudas a la Generalitat; no las voy a escuchar, porque las consecuencias las pagarían quienes menos culpa tienen”, ha prometido, y, como presidente del Gobierno central, se siente tan responsable de los catalanes como del resto de españoles.

También descarta que cualquier decisión contra el proceso soberanista pueda perjudicar a la economía: “Ni voy a cortar el grifo ni voy a frenar las inversiones ni voy a perturbar ni una décima de segundo las posibilidades de recuperación de Catalunya”.

Comentarios de Facebook