Compartir

MADRID, 10 (EUROPA PRESS)

El Partido Libertad y Justicia (PLJ), brazo político de la organización islamista Hermanos Musulmanes, ha denunciado este jueves que el Gobierno interino planea un pucherazo en el referéndum constitucional, previsto para los días 14 y 15 de enero.

“Las autoridades golpistas entraron en pánico cuando sus servicios de Inteligencia se dieron cuenta de que el gran pueblo egipcio no participará en esta farsa. Por ello, han decidido recurrir a la manipulación”, ha valorado, a través de un comunicado.

“Volviendo a sus antiguos métodos –antes de la Revolución del 25 de enero (de 2011, tras la que el presidente Hosni Mubarak abandonó el poder)–, preparan un pucherazo permitiendo a la gente votar en cualquier colegio electoral sin la existencia de listas”, ha dicho.

Así, ha denunciado que “esto permitirá que las personas favorables al Ejército puedan votar una y otra vez”, al tiempo que ha recalcado que la decisión de las autoridades de no anunciar resultados por colegios electorales “es otra muestra de falta de transparencia”.

“El PLJ confía en que el pueblo egipcio, que ha rechazado con decisión este vergonzoso referéndum, derrotará al golpe y no aceptará ninguna alternativa que no sea revitalizar la Revolución del 25 de enero y lograr todos sus objetivos”, ha remachado.

La nueva Constitución es el primer paso en el plan de transición política elaborado por el Ejército tras el derrocamiento el 3 de julio del presidente Mohamed Mursi, que debería concluir con la celebración de elecciones parlamentarias y presidenciales este mismo año.

Los Hermanos Musulmanes ganaron todas las elecciones que se celebraron el año pasado tras la caída del presidente Hosni Mubarak en 2011 tras multitudinarias manifestaciones contra su régimen autoritario.

EL PROYECTO

El proyecto constitucional, aprobado el 1 de diciembre, preserva las amplias competencias del Ejército y permite al presidente interino convocar elecciones presidenciales a la vez o incluso antes que las legislativas.

Además, permite que los tribunales militares sigan procesando a civiles en casos de asalto a instalaciones castrenses y prohíbe la creación de partidos políticos religiosos.

El texto es el resultado del trabajo de 50 representantes de partidos políticos y sectores sociales egipcios nombrados por el presidente interino, Adli Mansur, en virtud de la 'hoja de ruta' de transición anunciada por los principales partidos políticos no islamistas tras el golpe de estado de julio.

La comisión constitucional estaba dominada por liberales e izquierdistas y presidida por Amr Musa, el exsecretario general de la Liga Árabe y candidato a la presidencia. En ella solo había dos islamistas que respaldaron la actuación del Ejército contra Mursi.