Compartir

MADRID, 31 (EUROPA PRESS)

Cuatro selecciones nacionales tuvieron un papel sobresaliente en este año 2013, con la de hockey patines, balonmano y waterpolo femenino coronándose brillantemente campeones del mundo, mientras que las chicas del baloncesto se proclamaron campeonas de Europa, superando incluso a los chicos, que se colgaron un bronce continental.

De todas ellas, seguramente hay una que destaca por encima de ellas. La selección española de hockey sobre patines se adjudicó en Angola el título mundial, haciendo historia al encadenar el quinto de forma consecutivo, consagración de una generación impresionante prácticamente imbatible.

España llegaba a la cita africana como la indiscutible favorita al trono mundial. Invicta desde el año 2003, los hombres de Carlos Fetiche se prestaban a entrar en la historia y, como es habitual, no fallaron a su cita. Firmaron un sensacional torneo y una magnífica final donde se supieron incluso reponer a la espectacular reacción de Argentina.

Los españoles, voraces, arrollaron a la albiceleste, a la que dominaban por un contundente 3-0 que hacía presagiar un plácido camino hacia la copa. Sin embargo, los argentinos, luchadores hasta el final, tiraron de casta para igualar el partido, pero nada más hacerlo, surgió la figura del capitán, Pedro Gil, para con poco más de un minuto para la conclusión, sacar billete para el Olimpo para una selección que reclama un reconocimiento a la altura de un Príncipe de Asturias y que cerró el ciclo de Carlos Feriche, que meses después anunciaba su adiós como seleccionador para dar paso a Quim Pauls.

El título mundial del hockey patines, que vivió otro año exitoso gracias también al combinado femenino que se proclamó campeona de Europa por sexta ocasión consecutiva en la localidad asturiana de Mieres, logró su título en septiembre, pero el 2013 se abrió con el éxito de los 'Hispanos' del balonmano.

Aprovechando la celebración del Campeonato del Mundo en casa, la selección española de balonmano masculina se adjudicó el segundo oro mundial de su historia tras el conseguido en 2005 en Túnez, después de realizar un gran torneo, coronado en una espectacular final ante el 'ogro' Dinamarca.

Los hombres de Valero Rivera, que meses después dejaría su cargo, brindaron juego basado en una espectacular defensa y sólo sufrieron una derrota, ante Croacia, en la fase de grupos. A partir de ahí, se deshicieron con exhibición de Serbia en octavos, de Alemania, en un tenso y duro partido, en cuartos y de Eslovenia en semifinales.

En la gran final esperaba la temible Dinamarca, 'bestia negra' en los últimos partidos, pero con un Palau Sant Jordi repleto, desplegó todas sus virtudes para arrollar sin contemplaciones a los nórdicos (35-19), que ahora esperan revancha en el Europeo que organizarán ellos en el próximo enero.

También hizo historia la selección femenina de waterpolo, que se desquitó de la agridulce medalla de plata olímpica con un histórico título mundial ante su público, en el Mundial que acogió Barcelona.

Las chicas de Miki Oca se ganaron su sitio en la historia alargando y aumentando las prestaciones que habían ofrecido un año antes en Londres. Un torneo impecable basado en la unidad, la fe, el compañerismo, la lucha y una enorme calidad, coronado con un oro también conquistado con sudor.

Las 'guerreras acuáticas' no tuvieron dudas y pese a la derrota en la fase de grupos ante la potente Rusia, no se vinieron abajo, pese a que su camino hacia el podio estaban las verdugos de hace un año, las estadounidenses. Sin embargo, en esta ocasión, España cambió el guión y se impuso a las americanas para librar otra nueva 'batalla', como en la capital inglesa, ante las húngaras (13-12). En la final, esperaba Australia, otra 'roca', pero también derruida por el carácter de un equipo llamado a hacer más cosas grandes.

No fueron campeonas del mundo, pero las chicas del baloncesto sí se coronaron reinas de Europa por segunda vez en su historia, poniendo el broche de oro a la despedida de la mejor jugadora de la historia del basket nacional, Amaya Valdemoro, y su sempiterna compañera Elisa Aguilar.

España se había quedado fuera sorprendentemente de los Juegos de Londres y condenada a jugar un Preeuropeo para estar en la cita de Francia. Sin embargo, en esta, las de Lucas Mondelo sacaron lo mejor de sí mismas para desquitarse de aquél revés del mejor modo posible.

Y es que el combinado nacional femenino ya avisó de sus intenciones al batir a la poderosa Rusia en la fase de grupos y de ahí hasta la gran final nadie la pudo parar. En la lucha por el oro esperaba la anfitriona Francia, que tampoco pudo con las españolas, que no se dejaron intimidar por el ambiente y que se llevaron el oro con una canasta final de la nacionalizada Sancho Lyttle para dar el título por un ajustado 69-70.

Sin embargo, meses después, el combinado masculino no pudo emularlas y se tuvo que conformar con un bronce, con Francia vengando a su equipo femenino en una tensa semifinal que España tuvo bien encarrilada, pero que finalmente se decidió tras una prórroga.

La campeona continental afrontaba la cita de Eslovenia con la obligación de defender sus dos últimos oros sin sus principales pilares. Ni Pau Gasol, ni Juan Carlos Navarro, ni Serge Ibaka ni Felipe Reyes estaban en el equipo, que se resintió y ofreció dudas durante toda la competición, aunque sacó lo mejor de sí mismo en el momento clave.

Así, tras una primera y una segunda fase dubitativas, los de Juan Antonio Orenga se clasificaron con más apuros de los previstos para los cuartos de final. Sin embargo, demolieron sin contemplaciones a Serbia (90-60) para llegar reforzados a una semifinal donde esperaba la Francia de Tony Parker. El partido fue dominado por los españoles en su primer acto, pero los franceses afinaron la puntería y endurecieron el choque para igualar las cosas. Calderón tuvo un tiro ganador para evitar una prórroga adversa a la campeona (72-75), que se supo reponer anímicamente para hacerse con el bronce tras apabullar a Croacia (92-66).

En el fútbol, sin ser un buen año para los clubes españoles en sus competiciones continentales, la selección española preparó el Mundial de Brasil en una Copa Confederaciones donde no estuvo a su mejor nivel, aunque le bastó para alcanzar la final 'deseada' ante la 'canarinha'. Pero la pentacampeona mundial dio un aviso de lo que puede ser en junio y bajo el liderazgo de Neymar y Fred sonrojó a la campeona de Europa y del mundo con un duro 3-0.

En cambio, la sub-21 no falló y reeditó su título continental de la categoría con otra gran exhibición de fútbol, comandada por una generación de mucho nivel y con Álvaro Morata como estilete en la delantera. Los de Julen Lopetegui se plantaron sin excesivos problemas en la gran final, donde golearon a Italia por 4-2.

El fútbol femenino también brilló con dos buenas actuaciones de la absoluta y la Sub-17. Las primeras llegaron hasta los cuartos de final del Europeo de Suecia, mientras que la segunda rozó el título continental continental, pero se topó con el infortunio de los penaltis ante Alemania.

Finalmente, también hay que destacar la actuación de la gimnasia rítmica, cuyo equipo nacional, formado por Sandra Aguilar, Artemi Gavezou Castro, Elena López, Alejandra Quereda y Lourdes Mohedano, brilló en los Mundiales de Kiev, donde se proclamó campeona del mundo en diez mazas y se llevó la medalla de bronce en el ejercicio mixto.