Compartir

En el interior de este búnker había seis pistolas, dos escopetas y numerosa munición para defenderse de clanes rivales

MADRID, 20 (EUROPA PRESS)

Agentes de la Policía Nacional ha detenido en las últimas semanas a 35 personas relacionadas con el tráfico de drogas en dos operaciones policiales desarrolladas en la Cañada Real (Madrid) y han desarticulado el clan de 'Los Emilios', actualmente el grupo más activo en la venta de estupefacientes en esa zona, según han informado hoy en rueda de prensa la delegada del Gobierno en Madrid, Cristina Cifuentes, y el jefe superior de la Policía Nacional, Alfonso Fernández Díez, y el comisario jefe de la Comisaría de Vallecas, Tomás González.

La primera operación, llamada 'Corralón' se centró en una construcción con forma de corrala, en su interior se hallaban 14 viviendas del sector VI de la Cañada, tres de las cuales eran destinadas en exclusiva al despacho diario de heroína, cocaína o mezcla, en monodosis o en grandes cantidades.

Situada en la parcela 55B, la construcción contaba con un único acceso principal y dos salidas traseras, las cuales se encontraban siempre custodiadas. Los detenidos aprovechaban esta peculiar edificación, caracterizada por tratarse de diversas viviendas que asoman a un patio central común, para establecer fuertes medidas de seguridad que permitiesen detectar la presencia policial a tiempo.

Además, al dar todas las moradas al interior, esto dificultaba la ubicación exacta de las viviendas destinadas a puntos de venta de droga frente a los domicilios reales de los detenidos.

UNA FORTALEZA BIEN VIGILADA

Como un claro ejemplo de grupo organizado tenían un definido reparto de tareas. Las mujeres eran las encargadas de dispensar la droga en el interior de la corrala mientras los varones vigilaban los accesos franqueando la entrada a los compradores y provistos de armas de fuego reales, que en último término empleaban para defenderse del ataque de clanes rivales.

'Los Emilios' son conocidos en la Cañada Real Galiana por ser un clan de etnia gitana con vínculos familiares entre ellos. Llevaban varios años operando en el terreno y eran un objetivo prioritario de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, ya que habían ocupado el hueco dejado con la desarticulación del clan de 'Los Gordos'.

Las investigaciones de los agentes revelaron que las personas que accedían a su interior lo hacían con la única intención de adquirir droga, llegando a intervenirse a un sólo comprador 14 dosis de droga en una misma venta.

Paralelamente, la investigación también reveló que los detenidos eran titulares de diversas propiedades inmobiliarias, en su mayoría fincas rústicas y urbanas en diversas comunidades autónomas, especialmente en Extremadura, numerosos vehículos sin por otro lado ejercer ninguna actividad legal que justificase sus ingresos económicos.

Los 21 detenidos, ocho de los cuales han acabado en prisión provisional, llevaban a cabo esta actividad de forma reiterada y continuidad en el tiempo, llegando a ejercer dicha práctica delictiva en presencia de menores e incluso sin ningún tipo de escrúpulo emplear a los mismos para vender la sustancia.

En el registro efectuado se les intervino seis pistolas semiautomáticas en aparente buen estado de funcionamiento (pendiente de confirmación pericial), una escopeta de repetición y de aire comprimido, numerosa munición, así como 160 gramos distribuidos en dosis para su venta y aproximadamente 21.000 euros en efectivo procedentes del tráfico.

La operación tuvo que hacerse de una forma rápida y sorpresiva, ya que operaciones policiales anteriores no se consiguió demostrar el tráfico de drogas. Concluyó con la demolición de las 14 infraviviendas que utilizaban parar vender droga.

Son chabolas con dos o tres habitaciones muy simples llenas de televisiones de último formato y otras tecnologías. Contaban con puertas acorazadas y algunas con doble puerta que se abre en sentido contrario para que no se puedan abrir las dos a la vez, según ha detallado el comisario jefe de Vallecas.

SEGUNDA OPERACIÓN

La segunda operación, llamada 'Nano', tuvo lugar el pasado 5 de diciembre y acabó con el arresto de trece personas, tres de ellos de entre 16 y 17 de ellos, perteneciente a un mismo grupo familiar dedicado al menudeo de droga en la Cañada Real Galiana. Tenían una parcela que hacía de punto de venta y otra infravivienda donde la guardaban.

Las investigaciones de los agentes les llevaron hasta la identificación de Pilar F.C. de 32 años y conocida como 'la Nano', quien ostentaba una posición importante en la venta de droga, no sólo en los alrededores de la citada vía pecuaria sino surtiendo a otros traficantes de la capital, llegando a localizarse otro punto de venta de droga en el distrito de Tetúan. En su grupo delictivo también participaba su madre, su hermana y su cuñado.

Para realizar esta actividad contaba también con la colaboración de Carmen C.V., quien guardaba el groso de la sustancia estupefaciente y el dinero obtenido de la venta de droga.

Una de las características de este clan es que utilizaba menores, que se han puesto a disposición de la Fiscalía de Menores. Uno de ellos vendía droga, otra la custodiaba y el tercero llevaba droga que vendía sustancia estupefaciente por la capital guardándola en su zona genital.

Entre los efectos se les intervinieron 3.400 euros, 161 gramos de cocaína, 482 gramos de heroína en roca así como básculas de precisión y diversas sustancias para adulterar la droga. Era una droga con una alto grado de pureza, por lo que se requisaron gran material de corte para vender más cantidad.

Cuatro personas han entrado en prisión provisional. La investigación y las detenciones han sido llevadas a cabo por agentes de la Comisaría de Villa de Vallecas de Madrid, pertenecientes a la Jefatura Superior de Policía de Madrid.

DETENIDAS 165 PERSONAS EN LOS ÚLTIMOS DOS AÑOS

La delegada del Gobierno, que ha felicitado especialmente a la Comisaría de Vallecas, ha señalado que estas operaciones están enmarcada en el protocolo de seguridad firmado hace meses entre la Comunidad de Madrid y los ayuntamientos de Rivas, Coslada y la capital. “La Delegación firmó el compromiso que en tanto en cuanto se terminara de desarrollar ese plan en materia de seguridad seguir actuando”, ha recordado.

Por su parte, el jefe superior de la Policía ha destacado estas operaciones policiales “en una zona de trabajo policial complicada, donde a pie de calle los agentes día a día tienen que moverse en ambientes insanos y en malas condiciones higiénicas”.

Durante los últimos dos años ha habido 26 grandes operaciones de la Policía Nacional en la Cañada para desarticular grupos dedicados al tráfico de droga, que han supuesto la detención de 165 personas, la incautación de 18 vehículos, 40 armas de fuego, dinero en metálico, joyas y demás por valor superior a 400.000 euros. Además, se han demolido 66 chabolas dedicadas tanto al tráfico como al consumo.

Según ha apuntado Alfonso Fernández Díez, la Cañada está cambiando. En este año 2013 se han demolido un total de 90 viviendas tapadera para el 'supermercado' de la droga de la Cañada Real, se han detenido a 90 personas, se han esclarecido 39 delitos de tráfico de drogas de forma permanente y los efectos requisados han sumado 59.000 euros.

El jefe superior ha subrayado que “nuevamente este año Madrid se han convertido en una referencia entre las capitales más seguras de Europa y que progresivamente va logrando índices de delincuencia muy por debajo de las grandes capitales”. “Nos llena de orgullo”, ha concluido.