Compartir

BRUSELAS, 9 (EUROPA PRESS)

La Alta Representante de Política Exterior y de Seguridad Común de la UE, Catherine Ashton, estará el martes y el miércoles en Ucrania para tratar de apoyar una salida a la crisis política actual que vive el país desde que el Gobierno suspendió los procedimientos para firmar un acuerdo de asociación y libre comercio con la UE por presiones de Rusia.

El presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, ha confirmado desde Milán que reclamó al presidente ucraniano, Viktor Yanukovich, en la conversación telefónica que mantuvieron este domingo que “reciba” a Ashton y que muestre contención y no emplee “la fuerza contra la población que se está manifestando pacíficamente”.

Barroso ha avanzado que Ashton “estará en Kiev mañana y pasado mañana para que pueda también tener un papel en intentar llegar a algunas soluciones a la situación muy tensa que Ucrania vive todavía hoy”.

“Y espero que las fuerzas europeas muestren su compromiso con nuestro proyecto común”, ha subrayado Barroso, que ha rechazado que sólo lo apoye “la parte occidental de Ucrania”.

“No, la mayor parte de los ucranianos quieren un futuro en paz y libertad y creo que es nuestro deber reconocerles hoy porque precisamente nuestra historia es una historia de apertura”, ha insistido Barroso durante su participación en una conferencia contra el extremismo y el populismo a favor de una nueva narrativa para Europa en Milán.

Barroso ha insistido en que la “gente joven en las calles de Ucrania, con temperaturas heladas están escribiendo una nueva narrativa para Europa” aunque “a veces en Europa algunos de nosotros tengan dudas sobre la importancia de estos valores”.

“Cuando vemos en las calles heladas de Kiev, hombres y mujeres con la bandera europea, luchando por la bandera europea, es porque también están luchando por Ucrania y su futuro, porque saben que Europa no solo es la tierra de las oportunidades en términos de desarrollo económico, sino porque han visto lo que ha ocurrido en Polonia y los países bálticos pero también porque Europea es la promesa de esperanza y libertad”, ha defendido el exprimer ministro portugués, que ha dejado claro que la UE tiene “el derecho y la obligación de permanecer del lado de la población ucraniana en estos momentos muy difíciles”.

AGENDA NO CERRADA

Ashton se reunirá en Kiev el martes y miércoles con “todos los principales actores” del Gobierno y de la oposición y de la sociedad civil para “apoyar una salida a la crisis política en Ucrania” el “principal objetivo” de la visita, aunque su portavoz, Maja Kocijancic, no ha podido precisar más la agenda de reuniones a la espera de su finalización y ha rechazado que se trate de una mediación “formal”.

La UE ha insistido en los últimos días en la necesidad de que Gobierno y oposición entablen “un diálogo político” que lleve a “una solución política a la crisis actual” y sigue reclamando “una investigación de la violencia que hemos visto contra manifestantes pacíficos”, otro mensaje “muy importante” que trasladará Ashton sobre el terreno.

La portavoz de Barroso, Pia Ahrenkilde, ha confirmado que Yanukovich aceptó “la oferta” de Barroso de enviar a Ashton y ha rechazado “contradicción” en la posición de la UE, que sigue abierta “si Ucrania lo desea a tener una asociación más estrecha en el futuro”.

Ahrenkilde ha dejado claro que la UE no puede “resolver” la crisis política en Ucrania “pero podemos ayudar”. “Es Ucrania y las distintas fuerzas políticas en Ucrania los que tienen que resolver esta crisis. Podemos asistir, queremos apoyar este proceso”, ha precisado para justificar el viaje de Ashton.

En todo caso, la portavoz comunitaria ha evitado decir si la UE apoyar la permanencia de los manifestantes en las calles o que se vayan a casa. “No es nuestro papel”, ha recalcado, si bien ha insistido en que la UE apoya “la libertad de la gente para expresar sus aspiraciones europeas”. “Hemos sido muy claros en nuestra condena de cualquier violencia”, ha apostillado.

El Ejecutivo comunitario no ha confirmado la visita de una delegación de Ucrania el miércoles a Bruselas y la portavoz de Ashton ha dejado claro que “no está ligada” a su visita a Kiev. “Quizá hablarán de esta visita, pero no hay un vínculo entre ambos”, ha recalcado Kocijancic.

EL ACUERDO SIGUE EN PIE

El comisario de Ampliación, Stefan Füle, ha confiado en que se encuentre en Ucrania “un consenso sobre cómo reanudar el proceso que llevaría a la firma del acuerdo de asociación entre la UE y Ucrania” que sigue “sobre la mesa” y ha dejado claro que está “preparado” para continuar discusiones con una delegación ucraniana “en Bruselas o Kiev”, algo que “va a ser acordado por Ashton y el vicepresidente”.

“Si tendremos estas consultas en Kiev o Bruselas va a ser determinado por el hecho de qué será la contribución más eficiente de este trabajo para acercarnos a reanudar este proceso de firmar el acuerdo de asociación”, ha precisado el comisario.

“Estamos listo para firmarlo cuando la parte ucraniana esté lista para firmarlo”, ha insistido el comisario , que ha confiado en que se encuentre una solución ” a través del diálogo constructivo”.

Füle ha considerado “alentador” ver que “tanta gente” en Ucrania esté defendiendo “seriamente” sus derechos fundamentales de libertad de reunión y de expresión y ha confiado en que “la dinámica que están creando se utilizará para encontrar un consenso” para abordar “el uso excesivo de la fuerza contra manifestantes” pero también “para encontrar un consenso en la sociedad de cómo atajar la situación difícil económica y financiera” en el país.

El ministro de Exteriores lituano, Linas Linkevicius, ha instado a Kiev a “no usar la fuerza” contra los manifestantes y ha insistido en que se debe investigar con “plena transparencia” los casos de violencia para “impedir estas acciones en el futuro”. “Esperamos que no haya más violencia”, ha recalcado el ministro.

“Tenemos que reconstruir la confianza”, ha avisado el jefe de la diplomacia lituana, que ha insistido en que la UE sigue abierta a negociar el acuerdo con Ucrania pero ha dejado claro que también buscan “claridad” por su parte. “Continuaremos implicados por nuestra parte”, ha recalcado.

Linkevicius ha dejado claro que respetarán “cualquier decisión” de Ucrania pero ha insistido en que es “muy importante enviar señales no sólo palabras” y ha insistido en que se puede “reconstruir la confianza”. “Es tiempo realmente para la reconciliación” y “continuar el diálogo”, ha insistido.

El ministro de Exteriores armenio, Edward Nalbandian, cuyo país tampoco ha firmado finalmente un acuerdo similar con la UE dado que es incompatible con sumarse a la Unión Aduanera euroasiática con Rusia y Bielorrusia, ha dejado claro que la situación en Ucrania es de “carácter interno” y ha pedido ser “muy cuidadosos” con las declaraciones desde el exterior para “no echar petróleo al fuego”.