Quantcast

El último escenario que vio cantar a Camarón

Eduardo Santana recuerda con nostalgia el concierto de Bebo Valdés en el Colegio Mayor San Juan Evangelista. El pianista cubano no solo ofreció un recital memorable, sino que pasó la tarde con él y con otros colegiales charlando y compartiendo anécdotas sobre su vida.

Son este tipo de experiencias las que hacen que Santana, excolegial y actual coordinador del Club de Música y Jazz San Juan Evangelista, y otros muchos antiguos alumnos del centro mantengan un vínculo especial con la institución. Un vínculo que les ha impulsado ahora a organizarse para garantizar su continuidad. “No queremos que llegue un Florentino Pérez y lo convierta en una residencia neutra, un sitio para dormir y estudiar y ya está”.

Popularmente conocido como 'el Jhonny', el colegio ha sido referencia de la vida cultural y de la actividad política desde su fundación en 1966. En aquellos primeros años era centro de la lucha estudiantil contra el franquismo. Un aspecto, el político, reforzado por una actividad cultural que hizo gala, desde el principio, de permitir sin remilgos la libertad de expresión.

Entre sus excolegiales figuran personajes destacados de la vida cultural, como Rafael Álvarez 'El Brujo' o el cineasta Manuel Gutiérrez Aragón. Y en sus escenarios, además de todas las grandes figuras nacionales e internacionales del Jazz, actuaba Albert Boadella cuando no podía hacerlo en otra parte. O Camaron, en su último concierto, el 25 de enero de 1992, apenas seis meses antes de morir.

LA ESPADA DE DAMOCLES

A pesar de contar con estas credenciales y de que, según Santana, hasta hace unos cinco años “1.500 personas se quedaban cada año en lista de espera“, el 'Jhonny' ha estado a punto de desaparecer. Al menos como se conocía hasta ahora.

La explotación del centro es una concesión de la UCM que expiraba este año. Y no estaba claro si la actual gestora, Unicaja, se iba a presentar al nuevo concurso o en qué condiciones. Ante la perspectiva de que el centro pudiera desaparecer, un grupo de ex alumnos se movilizó este verano en las redes sociales y en 48 horas recaudó 12.000 euros para poner en pie la Fundación San Juan Evangelista.

Se logró que la Complutense ampliara un año la concesión y ahora la Fundación prepara junto con Unicaja y otras fundaciones un proyecto viable con el que presentarse al concurso, que se espera salga el año que viene, además de un programa de actividades culturales que devuelva el centro a sus años gloriosos.

“Se trata de crear un viejo nuevo colegio”, explica Santana. “Ahora estamos esperanzados y pensamos que podremos hacerlo”. Cuentan con un amplio apoyo. El pasado 15 de noviembre Tomatito ofrecía en el centro una actuación y dejaba clara su postura en un comunicado. “Yo por 'el Jhonny' voy a cualquier sitio”. La Fundación está ya programando para el mes de marzo un encuentro cultural en el que contarán con los excolegiales más destacados.

Santana admite, sin embargo, que la crisis, la subida de las tasas universitarias y los meses de incertidumbre están pasando factura: “Este año el colegio está por debajo de la mitad de ocupación. Es normal. Los padres no van a enviar a sus hijos a un centro con el que no se sabe qué va a pasar”. En estas circunstancias es una ruina.

No obstante, insiste: confían que la recuperación de una programación cultural, que había sido mutilada por la crisis, y una campaña de marketing adecuada vuelvan a llenar de alumnos los pasillos de 'el Jhonny'. De alumnos, de debates, de música y de teatro. Como siempre.

Comentarios de Facebook