Compartir

MOSCÚ, 2 (EUROPA PRESS)

El presidente ucraniano, Viktor Yanukovich, ha reclamado este lunes que las protestas antigubernamentales que vive el país desde hace una semana sean pacíficas y ha defendido que “una mala paz es mejor que una buena guerra”.

En una entrevista a la televisión ucraniana y cuyo contenido ha publicado la Presidencia en su web, Yanukovich ha insistido en que todas las partes deben cumplir con la ley durante las protestas.

“Cuando estamos diciendo que estamos construyendo un estado democrático, una sociedad democrática, es importante que todos los miembros de la sociedad observen las leyes”, ha reclamado.

“No importa si son representantes del Gobierno, agentes de los cuerpos de seguridad o participantes en estas manifestaciones. Todos deben observar las leyes de nuestro país”, ha insistido.

Para Yanukovich, lo importante es que las protestas transcurran de forma pacífica. “Cualquier expresión de la voluntad, cualquier acción de los ciudadanos confirman que toda persona tiene no solo el derecho, sino también la oportunidad de expresar su punto de vista”, ha aseverado el mandatario, para quien “lo importante es que estas acciones sean pacíficas”.

En este sentido, Yanukovich se ha mostrado “convencido de que una mala paz es mejor que una buena guerra”.

SITUACIÓN FUERA DE CONTROL

Por su parte, el primer ministro del país, Nikolai Azarov, ha reconocido ante diplomáticos de la UE y estadounidenses este lunes que la situación está fuera de control en Kiev, donde hace una semana comenzaron las protestas contra la decisión del Gobierno de suspender la firma de un acuerdo comercial con la UE.

“Las cosas han cambiado. Por una parte, no quitamos la culpa de las fuerzas de seguridad, pero por otra, los políticos que están uniéndose a la acción ahora están radicalizando dramáticamente la situación”, ha declarado, según recoge la agencia rusa RIA Novosti.

“El carácter masivo de la acción se ha vuelto incontrolable o más bien controlado por ciertas fuerzas políticas”, ha denunciado Azarov, asegurando que el Gobierno trata de “evitar las provocaciones”.

Según el primer ministro, algunas fuerzas políticas tienen “la ilusión” de que pueden derrocar al Gobierno e incluso, según él, la oposición estaría diseñando un plan para tomar el Parlamento ucraniano por la fuerza.

Además, Azarov ha dicho que el Gobierno ha dado órdenes a la Policía de que no use la fuerza contra los manifestantes pacíficos y espera que la oposición deje de recurrir a la provocación.