Compartir

KABUL, 2 (Reuters/EP)

El presidente de Afganistán, Hamid Karzai, sugirió retrasar las elecciones de abril debido a las fuertes nevadas, según ha señalado el presidente de la Comisión Electoral Independiente, que organiza los comicios, una idea que podría irritar a Estados Unidos y a los críticos que temen que intente prolongar su segundo y último mandato.

Karzai, a quien la Constitución impide un tercer mandato, todavía no ha apoyado a ninguno de los candidatos. Se espera, sin embargo, que respalde a su hermano mayor Qayum, uno de los favoritos.

El presidente afgano también ha rechazado firmar un pacto que permitiría a miles de soldados estadounidenses permanecer en el país cuando la mayoría de las tropas internacionales se retiren el próximo año. Karzai dice que el acuerdo debería ser firmado después de las elecciones, lo que algunos interpretan como resistencia a abandonar el escenario.

“Sobre las condiciones meteorológicas, ha habido preocupaciones”, reconoció el presidente de la Comisión Electoral Independiente, Yousof Noristani, el domingo ante la Cámara Alta del Parlamento.

“Incluso el presidente ha sugerido que podríamos cambiar esto (la fecha de las elecciones), porque recibió quejas de la gente. Le dije que no podríamos, porque la fecha ya fue fijada en base a la ley electoral y constitucional”, precisó.

La propuesta surgió después que de algunos funcionarios del Gobierno advirtieran de que el bloqueo de carreteras por causa de la nieve en sus provincias podría impedir que algunos votantes llegasen a sus colegios electorales.

Aunque la ley electoral estipula que no se puede cambiar la fecha de los comicios, un miembro de la comisión, designada por el Gobierno de Karzai para organizar la votación, dijo que se podría retrasar si el tiempo amenazaba con excluir a grupos de votantes.

Los críticos temen desde hace tiempo que Karzai utilice el argumento del mal tiempo o la poca seguridad como una excusa para atrasar los comicios, la primera transferencia democrática del poder desde el derrocamiento de los talibán en 2001.