Compartir

SEVILLA, 29 (EUROPA PRESS)

La vicesecretaria de Territorio, Medio Ambiente y Asuntos Europeos del PP-A, Alicia Martínez, ha considerado este viernes que la dimisión del hasta ahora secretario general de UGT-A, Francisco Fernández, es “sólo un indicio de que lo que ha ocurrido” en el sindicato en torno al presunto “fraude” con facturas falsas es “muy grave”, por lo que su partido no cejará en el empeño de exigir más explicaciones y, sobre todo, de que se recupere todo el dinero público indebidamente gastado.

Así ha contestado en rueda de prensa a los periodistas que, nada más tener constancia de esta dimisión, le han preguntado por la valoración que hace su partido de la misma. Según Martínez, Fernández ha tomado esta decisión por la gravedad del “escándalo” y tras verse “acorralado” tanto por las últimas informaciones aparecidas en prensa como por la dimisión en bloque de “la cúpula” de este sindicato en Cádiz.

Es por eso por lo que la dirigente 'popular' ha advertido de que su partido no se va a conformar con esta dimisión y seguirá exigiendo explicaciones para “conocer la verdad” sobre este caso tanto al sindicato como a la Junta de Andalucía, de la que duda que vaya a “llegar hasta el final”. “No confiamos para nada en el Gobierno andaluz, confiamos en la justicia, que pondrá a cada uno en su sitio. Tampoco confiamos en que se asuman responsabilidades políticas”, ha puntualizado.

Sobre todo, según ha argumentado, después de que con UGT-A esté utilizando “el mismo manual” que con el caso de los expedientes de regulación de empleo (ERE), donde primero “negó” los hechos y sólo cuando “se estrechó el círculo” policial y judicial en tono a los responsables de la Administración autonómica reconoció algunas irregularidades aunque sin colaborar de forma directa con la investigación.

Ante ello, Martínez ha vuelto a exigir a la presidenta de la Junta, Susana Díaz, que “no le tiemble el pulso, la mano ni la voz” a la hora de exigir la personación de la Administración autonómica en la causa judicial abierta contra esta organización, así como que permita la celebración de un pleno monográfico sobre este asunto en el Parlamento andaluz.

“La presidenta perdió ayer una oportunidad de oro para decir que la Junta se iba a personar en la causa contra el sindicato y que iba a dar traslado inmediatamente a la justicia de la investigación supuestamente abierta por la Junta”, ha señalado la 'popular' para apremiar a Díaz a tomar sendas decisiones y para censurar “nos hayamos enterado hoy por la prensa” de que la Administración autonómica ha reclamado a UGT la devolución de 1,8 millones de euros correspondientes a dos ayudas concedidas por la Consejería de Empleo en 2009; una cifra que, no obstante, según adelanta este viernes el diario 'El País', puede ascender hasta los 7,5 millones.

Para Martínez, el hecho de que la cifra de lo presuntamente defraudado se haya “multiplicado de forma exponencial” desde que hace aproximadamente un mes la propia Díaz anunciara en el Pleno del Parlamento que se había pedido a UGT-A el reintegro de 25.000 euros por dos ayudas indebidamente cobradas, hace más que necesario que la presidenta de la Junta acuda a un pleno monográfico a aclarar “todas las dudas” que surgen en torno a este caso y a la investigación “supuestamente abierta” por la Administración regional.

“Queremos que nos aclare qué está investigando la Junta, quiénes, dónde y desde cuándo”, ha resumido la vicesecretaria del PP-A, quien ha recordado que su grupo también seguirá reclamando la comparecencia en la Cámara autonómica no sólo de Fernández y su antecesor en el cargo, Manuel Pastrana, sino también del secretario general de CCOO, Francisco Carbonero.

CONOCER LA “AUTÉNTICA CONEXIÓN” ENTRE PSOE Y UGT

Martínez ha justificado estas peticiones asegurando que es un tema “que está en la calle” y por el que los andaluces están muy preocupados, razón por la que ha pedido igualmente que se analice la “auténtica conexión entre PSOE-A y UGT-A” después de que un imputado en el caso de los ERE haya declarado ante la juez Mercedes Alaya que creía que el 'conseguidor' y exsindicalista de UGT-A Juan Lanzas “era un representante de la Junta”.

“Tanto monta, monta tanto”, ha advertido la dirigente 'popular' para reclamar a la presidenta Susana Díaz que aclare si había sindicalistas que “actuaban como representantes del PSOE-A y de la Junta” ante las empresas y si en determinadas ocasiones el partido “prestó” su sede a estos representantes de UGT-A para reuniones relacionadas con el caso ERE.

Por todo ello, el PP-A ha exigido a la máxima responsable del Gobierno andaluz que “dé la cara” después de quedar en evidencia que tanto en los ERE como con UGT-A “fallaron todos los mecanismos de control” de la Junta de Andalucía y pase definitivamente “de las palabras a los hechos” si es que de verdad quiere luchar contra la corrupción.