Compartir

LONDRES, 25 (EUROPA PRESS)

El hombre y la mujer detenidos la semana pasada en el sur de Londres por el supuesto secuestro de tres mujeres durante 30 años han sido identificados como dos antiguos activistas comunistas, miembros destacados durante los setenta de la secta Mao Zedong Memorial Centre, según informa la radiotelevisión pública británica BBC.

Los sospechosos, que se encuentran al menos hasta enero en libertad condicional, son Aravindan Balakrishnan, de 73 años, y su mujer, de nombre Chanda y 67 años. Tienen origen indio y tanzano, respectivamente, aunque llegaron a Reino Unido en los sesenta.

Ambos fueron detenidos el jueves y, según archivos marxistas citados por la BBC, eran activos militantes de un centro maoísta con sede en Acre Lane, en la parte sur de la capital británica. De esa época, en la década de los setenta, datan los anteriores arrestos de los que han hablado en los últimos días los medios locales.

La Policía británica ya había reconocido en los últimos días que las tres mujeres secuestradas –de 69, 57 y 30 años– vivían con una especie de colectivo político e incluso llegaron a compartir la «ideología» de sus captores.

«Creemos que dos de las víctimas conocieron al sospechoso en Londres al compartir la misma ideología política, y que vivieron juntos en un lugar que bien podría ser descrito como un colectivo», declaró el sábado el comandante de la Policía Steve Rodhouse.

Las autoridades intentan averiguar por qué permanecieron en la casa tres décadas y si la menor de las víctimas pasó toda su vida en esa residencia. Las rehenes, liberadas en octubre, habrían sido víctima de abusos físicos y psicológicos durante su cautiverio.

DECENAS DE CARTAS

La rehén de 30 años, identificada por la Policía como una mujer de nacionalidad británica, escribió cientos de cartas y poemas a un vecino que vivía dos pisos por encima de ella, según ha revelado ahora el receptor de estas misivas al diario 'Daily Mail'.

En estos mensajes, que al menos en siete ocasiones fueron acompañados de una fotografía, la joven dice vivir una «tormenta inenarrable» y sentirse «una mosca atrapada en una telaraña». La correspondencia de Rosie, como firma la joven, se prolongó durante unos siete años.