Compartir

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 22 (EUROPA PRESS)

La defensa de Rosario Porto ha pedido al juez instructor del crimen de Asunta, la niña de 12 años cuyo cuerpo apareció en una pista forestal de Teo (A Coruña) el pasado 22 de septiembre, que suspenda los plazos fijados para recurrir el auto dictado este miércoles y por el que acuerda el levantamiento del secreto del sumario para las partes.

Así lo ha confirmado a Europa Press el letrado José Luis Gutiérrez Aranguren, quien ha avanzado también la disposición “total” de su clienta a colaborar en el esclarecimiento de la muerte de su hija. No obstante, ha condicionado esta colaboración al momento en que haya “estudiado el procedimiento”.

El secreto del sumario, que el juez José Antonio Vázquez Taín prolongó durante dos meses, fue una de las razones esgrimidas por la defensa de Rosario Porto para que su clienta no colaborase con la investigación abierta, desde que el pasado 22 de septiembre apareció el cuerpo de la menor y se negase a participar en diligencias como la reconstrucción de las últimas horas de la niña.

Tras casi dos meses de investigación, en el auto de apertura del secreto de sumario, el juez instructor concluye que el padre de la niña, el periodista Alfonso Basterra, fue quien le suministró “una dosis tóxica de Orfidal” el día de su muerte y que Rosario Porto la asesinó “mediante asfixia mecánica”, en lo que Vázquez Taín califica como “un plan concordado” entre ambos. Asimismo, sostiene que “en connivencia” ambos son responsables de drogar durante un periodo “de al menos tres meses” a su hija.

GRABACIONES

Del contenido del sumario se facilitó a las partes copias este miércoles, por lo que el plazo legal para un recurso de reforma, ante el propio juez instructor, terminaría este viernes, con un día de “gracia” este sábado, mientras que para un recurso de apelación ante la Audiencia Provincial de A Coruña concluiría como máximo el martes.

Sin embargo, la defensa, en un escrito remitido al Juzgado de Instrucción número 2 de Santiago de Compostela, pide que se suspendan los plazos para un recurso por no incluir el sumario toda la documentación. Para ello, se remite al propio auto en el que se asegura que a las partes se le facilitarán “réplicas” de las grabaciones “en la medida en que se vayan efectuando copias”.

Mientras, el letrado ha reiterado que, “una vez que haya estudiado” el sumario, su clienta tendrá una disposición a colaborar “total”. También ha vuelto a insistir, como hizo el miércoles tras conocerse el levantamiento del secreto, que el auto se basa en “especulaciones”.

Ese día, tras visitar a su clienta en la prisión de Teixeiro (A Coruña) avanzó ya su intención de solicitar nuevas diligencias para indagar sobre otros culpables, tesis que mantiene que desde que su clienta ingresó en la cárcel.