Compartir

MADRID, 18 (EUROPA PRESS)

El cantante Francisco presenta este martes en el Teatro Nuevo Apolo de Madrid su concierto 'Íntimo', en el que con la única compañía de un piano interpretará ante el público los éxitos de sus 33 años de trayectoria, en una velada con diversos géneros pero el romanticismo como denominador común. “Porque siempre que exista el amor habrá cantantes que canten canciones bonitas”, ha recalcado.

Para su regreso a Madrid después de tres años, Francisco ha explicado que la idea es hacer un recital íntimo, como su propio título indica, para que sea “como quien invita a sus amigos a casa a cenar y canta unas canciones”. Será un repaso cronológico a toda su carrera, comenzando por 'Latino' y “cantando boleros, rancheras, canciones italianas” y demás géneros significativos para el cantante valenciano.

Recordando sus inicios, Francisco se ha reivindicado como un “artista totalmente diferente, que triunfó a contracorriente en 1981 cuando lo que se llevaba era la movida madrileña”. “Aparecí con 22 años cantando con esmoquin y se preguntaban '¿pero de qué sarcófago ha salido este?'”, ha bromeado, para después subrayar que su “gran éxito es el público”. “Yo sigo cantando porque el público quiere”, ha asegurado.

Desde entonces, el artista ha asistido al cambio de los tiempos que se ha llevado por delante la industria musical, algo que le lleva a afirmar que “no se debería grabar ni un disco, porque ¿para qué esforzarte e invertir tiempo y dinero en hacer algo que después van a piratear?”.

“El que quiera escuchar música tendría que ir a ver a los artistas en directo”, ha planteado, para después señalar con sorna que él ha invitado al ministro de Educación, Cultura y Deporte, José Ignacio Wert, a su concierto de este martes en el Teatro Nuevo Apolo, para “darle las gracias por el IVA cultural al 21 por ciento, que apenas deja margen de beneficios a los artistas”. “Nos conformamos con cubrir gastos”, ha apostillado.

PREOCUPADO POR LA SITUACIÓN SOCIAL

A pesar de las dificultades que atraviesa el sector cultural, Francisco ha remarcado que a él le preocupan “las colas en los comedores sociales” y que cada vez hace “más conciertos benéficos”. Por eso subraya que “este Gobierno tendría que recorrer en autobús todos esos comedores sociales para ver lo que está pasando en la calle”.

En esta línea, ha bromeado al asegurar que le “encantaría ser alcalde de Valencia, hipotéticamente hablando, para hacer una buena labor de amor y apoyo a los ciudadanos. Iba a dejar Valencia como los chorros del oro, porque a la política hay que meterse por amor”, ha agregado.