Compartir

Viernes, aproximadamente a las 12:00 horas. Los trabajadores de la limpieza de Madrid, citados desde primera hora de la mañana ante el Ayuntamiento, protestan por el ERE que dejará sin trabajo a unos 1.100 trabajadores de los 6.000 que prestan el servicio. Pitos, furgones de la policía y octavillas volando (el viento que se levantó en ese momento parecía aliado con los manifestantes) dejan la imagen del día: el caos se apodera de la capital, tras semana y media sin recogida de basura (amén de los cortes de tráfico que traen asociadas consigo este tipo de manifestaciones).

Los empleados de la limpieza en Madrid se manifiestan contra la intención de tres de las cuatro empresas concesionarias del servicio, Sacyr-Valoriza, OHL-Ascan y FCC, de despedir a unos 1.100 trabajadores y reducir los salarios en un 40%. Las últimas negociaciones han llevado a las empresas a bajar el número de salidas a 625, pero la oferta no ha sido aceptada por los sindicatos.

Ultimátum a punto de cumplirse

Mientras tanto, las montañas de basura (de todo tipo) pintan ahora el paisaje de la capital y se acerca el cumplimiento del plazo que la alcaldesa de Madrid, Ana Botella, a dado a las concesionarias para evitar que el Ayuntamiento tome medidas en el asunto.

El pasado miércoles, Botella instó a las empresas adjudicatarias del servicio de limpieza viaria y jardinería al cumplimiento de los servicios mínimos o, en caso contrario, el Ayuntamiento de Madrid denunciará incumplimiento de contrato ante la Fiscalía.

Ana Botella ha salido al paso de las críticas recibidas desde su propio partido eximiendo de responsabilidad al Ayuntamiento, puesto que, según dijo, el papel del Consistorio consiste en lograr el mejor precio para los servicios municipales.

Si a las cinco de la tarde hoy no se llega a un acuerdo para garantizar al menos los servicios mínimos, el Ayuntamiento contratará los servicios mínimos de la empresa pública Tragsa para asumir el servicio y pondrá en conocimiento de la Fiscalía el incumplimiento de dichos servicios por parte de las adjudicatarias.