Compartir

MADRID, 14 (EUROPA PRESS)

El FC Barcelona ha cerrado con victoria la primera vuelta de la Liga de Campeones de balonmano después de imponerse este jueves a domicilio (25-35) al HC Dinamo Minsk, gracias a un gran inicio de segunda mitad que dejó encarrilado el partido, un resultado que acerca a los de Xavi Pascual a octavos de final liderando el Grupo C.

De la mano de Rutenka (autor de ocho tantos), el culé ya que en el otro equipo estaba su hermano, y Lazarov (7 tantos), el Barça sumó una importante victoria, la cuarta en Europa, para seguir mandando en el grupo. Un parcial de 0-6 en el inicio de la segunda mitad supuso un mazazo a la postre definitivo para los de Minsk.

El conjunto azulgrana se mantuvo por delante en un comienzo de partido de alto ritmo, con ambos equipos mostrando su nivel ofensivo. Con el paso de los minutos las defensas fueron mejorando y los locales lograron su primera ventaja (12-10). La reacción culé no se hizo esperar antes del descanso (15-16). En la segunda mitad, los de Pascual rompieron el partido (15-22) con gran acierto en ataque y mantuvieron la renta con un buen trabajo defensivo y la colaboración de Sterbik.

El golpe de los catalanes fue suficiente para dejar tocado al rival, que no pudo levantar cabeza después de estar casi ocho minutos sin anotar un gol. Así las cosas, la victoria terminó siendo cómoda para los de Pascual, que suman nueve puntos como líderes del Grupo C tras la quinta jornada de la fase inicial.