Compartir

MADRID, 14 (EUROPA PRESS)

El piloto español Marc Márquez (Repsol Honda), flamante campeón del mundo de MotoGP, tiene claro que le quedan “muchísimas cosas por aprender”, algo que irá acumulando según pase más años en la categoría y por lo que considera que sus dos rivales, Dani Pedrosa (Repsol Honda) y Jorge Lorenzo (Yamaha), que llevan más tiempo, “serán cada vez más difíciles de batir”.

“Siempre quedan muchísimas cosas por aprender, pero se aprenden cuando te pasan. Lógicamente, cuando empiezas es cuando más te nutres, pero cada año vas sumando experiencias. Dani (Pedrosa) y Jorge (Lorenzo) cada temporada adquieren nuevos conocimientos y eso implica que cada vez serán más difíciles de batir”, reconoce Márquez en una entrevista a su equipo.

Además, aún no se cree del todo lo que ha logrado. “Si hace un año me dicen que estaríamos en esta situación, yo, y creo que todo el mundo, habría dicho que estaban locos”, señala. “Pero hacemos nuestro trabajo como siempre lo hemos hecho y siempre lo intentaré hacer mientras tenga la motivación de dar el cien por cien e ir al límite. Nunca nos hemos dejado influenciar y hemos luchado por lo que queríamos con nuestra intención clara”, advierte el ilerdense.

El de Cervera también tiene claro que no vaya comenzar “una nueva era” porque es algo que “no depende sólo de un piloto” y porque es “algo relativo”. “Este año he subido yo y ahora llegan Pol (Espargaró) y Redding. Siempre van subiendo jóvenes talentos y cuando llegamos, queremos demostrar que valemos para estar ahí y hacernos un hueco”, comenta.

“En su momento llegaron Jorge y Dani, que hicieron muy buenos años al llegar a MotoGP, y es difícil decir que empieza una nueva era, porque ellos aún son muy jóvenes”, prosigue al respecto el campeón del mundo de MotoGP, que hizo “algo de fiesta, pero siempre con moderación” tras conquistar en Cheste el título.

Por ello, asegura que sigue siendo “el mismo”, aunque le impresionó “ver la prensa” y se mostró feliz por haber recibido “muchas felicitaciones vía 'Twitter' de muchos otros deportistas y personas famosas”. “Se te hace un poco grande y pone la piel de gallina. Quizás no me imaginaba lo importante que es ser campeón del mundo de MotoGP”, confiesa.

De todos modos, Márquez sabe que las mejores felicitaciones fueron “la de los familiares o amigos que siempre han estado a tu lado apoyándote” y subraya que con todo lo sucedido es él el que “alucina menos”. “Siempre he llevado bastante bien todo esto y he intentado tocar con los pies en el suelo. Y si no lo hago, mi entorno tiene permiso para hacer que así sea”, apunta el catalán.

VE DIFÍCIL SER CAMPEÓN SIN UN ENTORNO ADECUADO.

Así, agradece todo lo que han hecho sus padres. “Un piloto puede ser bueno pero si no tiene un equipo y una familia que creen una buena atmósfera a su alrededor es muy difícil, casi imposible, conseguir un título o ser un buen piloto profesional”, declara el piloto español, que recuerda que Shuhey Nakamoto, vicepresidente de HRC, le dijo “muy en serio” antes de la carrera del domingo que tuviese “cabeza”.

El martes comenzó a preparar la temporada 2014 con los entrenamientos en Cheste de donde se marcha con una “valoración muy positiva, sobre todo para Honda”. “Hemos podido trabajar muy bien y estudiar diferentes soluciones. El miércoles nos centramos más en el prototipo con el que nos sentimos mejor el martes, de los dos que pusimos en pista”, aclara al respecto.

“Hemos probado configuraciones distintas en la electrónica y en la puesta a punto, y creo que se ha hecho un gran trabajo, porque hemos podido detectar cosas que podemos mejorar. Será la base con la que nos encontraremos en los entrenamientos de Malasia, pero seguro que si HRC lo ve claro, nos traerán mejoras”, recalca.

Para 2014, Márquez contará con su mismo equipo de mecánicos, algo que le deja “muy contento e ilusionado”. “Alguno de ellos ya me llevaba a entrenar cuando yo tenía 11 años y volver a estar juntos es un sueño hecho realidad que tengo que agradecer al equipo Repsol Honda. Ahora habrá que demostrar que formamos un buen equipo todos juntos”, celebra, recordando que estos mecánicos tendrán que ir en invierno a Japón “a hacer un curso intensivo” para conocer “con los ojos cerrados” la nueva moto.

Por último, el ilerdense está ilusionado ante el recibimiento que tendrá en su Cervera natal el sábado por la tarde. “sé que mi fan club está preparando una buena fiesta, con una rúa por las calles de Cervera. Podremos celebrar el título sin tener que pensar que al día siguiente tengo que entrenar, como el domingo pasado”, sentencia.