Compartir

La alcaldesa de Madrid, Ana Botella, ha anunciado que el Ayuntamiento contratará los servicios mínimos de la empresa pública Tragsa para cumplir los servicios mínimos mientras dure la huelga de limpieza viaria, una acción que pondrá en marcha si las concesionarias no alcanzan un acuerdo con los trabajadores en el plazo de 48 horas.

Asimismo, Botella ha anunciado que pondrá en conocimiento de la Fiscalía el incumplimiento de los servicios mínimos para que vele por los derechos de la ciudadanía.

Además, la primera edil ha asegurado que “no existe riesgo” para la salud de los madrileños.