Compartir

El Retiro es único en otoño. Pasear por sus calles respirando aire puro y contemplado la inmensa variedad de árboles, sus parterres de flores, sus estanques, sus patos, sus quioscos centenarios, sus monumentos en todos y cada uno de los rincones es sencillamente un lujo al alcance de cualquier persona que esté en Madrid.

A continuación, te proponemos algunos de los rincones de estos jardines reales, pulmón indiscutible de la capital, que no deberías perderte nunca.

1. Estanque Grande del Retiro. Fue mandado construir por Felipe IV y es uno de los lugares favoritos por turistas o paseantes para llevarse un bonito recuerdo de Madrid. En su interior caben 55.000 metros cúbicos de agua y el punto más profundo mide 1,81 metros. Cerca de 8.000 peces, en su mayoría carpas, habitan en sus aguas.

2. Embarcadero. En este mismo estanque se puede disfrutar de un agradable paseo en barca de remos, otra de las atracciones típicas de Madrid. Son de cuatro plazas y se pueden alquilar desde 5,80 euros hasta 7,50 euros los fines de semana y festivos. Otra opción más tranquila y económica es el barco solar, que se puede coger en el mismo lugar.

3. Casita del pescador. Tras la guerra de la Independencia (1808 – 1814), Fernando VII ordenó la reconstrucción del Retiro y dejó al margen esta construcción, que se guardó para su uso personal, por lo que es una de las pocas que quedan intactas de cuando el Parque del Retiro pertenecía a la realeza. Está situada en la zona de El Reservado, donde también se encuentra la Montaña Artificial.

4. Palacio de Cristal. Su estructura de metal y cristal construida en 1887 con motivo de la Exposición de las Islas Filipinas, es una de las más bellas del Retiro. Es otro lugar preferido por turistas y paseantes para hacer fotografías en otoño.

5. Jardines de Cecilio Rodríguez. Situados en la entrada de Menéndez Pelayo, se trata de una de las zonas más cuidadas del Retiro y fueron diseñados por el arquitecto que les da el nombre. Y, aparte de los pavos reales, merece la pena darse una vuelta por sus cuatro estanques, sus fuentes, sus columnas y sus losetas de tablero de ajedrez.

6. Monumento del Ángel Caído. Obra del escultor madrileño Ricardo Bellver y situada en la Glorieta del mismo nombre, no es la única estatua dedicada a Lucifer, si bien ésta es la creencia generalizada. También en Turín hay un monumento dedicado a Satanás, llamado Monumento al Traforo del Frejus y en Nueva York hay otra estatua que representa al diablo en el Rockefeller Center.

7. Casa de Fieras. Junto a la entrada de Sáinz de Baranda, la Casa de Fieras era un antiguo parque zoológico situado en el corazón de Madrid. Sus jaulas llegaron a albergar leones, tigres y monos en cautividad, entre otros animales.

8. Patos en el estanque del Palacio de Cristal. El estanque del Palacio de Cristal es uno de los rincones más bellos del Retiro. Está considerado como un ecosistema acuático urbano de gran valor y el agua de su fuente central alcanza los 17 metros del altura. Dar de comer migas de pan a sus ocas y cisnes es una de las atracciones de los más pequeños de la casa.

9. Colores otoñales. En general, el Retiro en esta época se convierte en un lugar mágico. Cualquiera de sus paseos, hoy llenos de hojas caídas de su infinita variedad de árboles caducos, son agradables para darse un paseo.

10. Lateral del Paseo de Coches. En este paseo, situado en el lateral del famoso Paseo de Coches (lugar que alberga la Feria del Libro en junio), es fácil ver cada día a numerosos aficionados al running y a la bicicleta que se acercan al Retiro a hacer deporte en un ambiente inmejorable.