Compartir

La alcaldesa de Madrid, Ana Botella, ha subrayado este martes que el Ayuntamiento descontará “hasta el último euro” a las empresas adjudicatarias del servicio de limpieza y jardinería que no cumplen la totalidad de los servicios mínimos fijados porque los madrileños “no pueden seguir siendo rehenes de una huelga”.

A su llegada al centro de servicios sociales Marta Esquivias, la primera edil ha lamentado que la totalidad de los servicios mínimos no se estén cumpliendo por la acción de los piquetes y los que lo están haciendo tienen que “salir escoltados por la Policía municipal y ayudados por la Policía Nacional”.

“Vamos a descontar hasta el último euro por todo aquel servicio mínimo que no se haya prestado conforme a la legislación vigente”, ha remarcado la regidora, que ha matizado que esta “no es una huelga de basuras sino de limpieza”. Cree que los términos se confunden por la acción de los piquetes, que “tiran toda la basura que hay dentro de los contenedores“.

Botella ha manifestado que se vive “un momento muy complicado” pero no sólo en España y que lo que tiene que hacer el Ayuntamiento es prestar “servicios de calidad y sostenibles en el tiempo”, además de ser “lo menos gravosos para los madrileños”.