Compartir

MADRID, 11 (EUROPA PRESS)

El presunto número dos de la trama 'Gürtel', Pablo Crespo, utilizaba el alias de 'Maxvell Smart', nombre del Superagente 86 de la comedia estadounidense que Mel Brooks creó en los años sesenta, en los correos electrónicos que intercambiaba para mover el dinero de la red 'Gürtel' en cuentas bancarias de Singapur y Suiza.

Así consta en un nuevo informe de la Unidad de Delincuencia Económica y Financiera (UDEF) remitido al juez de la Audiencia Nacional, Pablo Ruz, al que ha tenido acceso Europa Press, en el que se detallan los movimientos bancarios que la sociedad Chelmi, de la que era beneficiario el presunto líder de la 'Gürtel', Francisco Correa realizó en dos sucursales de la entidad Merryll Lynch en Singapur y Suiza.

El informe define esta empresa como “una sociedad de carácter instrumental” creada en las islas Caimán en 2005 por Correa, al que sus subordinados conocían con el alias de 'don Vito', que se dedicasba a gestionar el patrimonio del denominado 'Francisco Correa Trust'. En Merryll Lynch la sociedad tenía a su nombre tres cuentas en dólares y euros sobre las que operaba como “asesor financiero” el presunto testaferro de la red, Randall Lew Caruso Reinoso.

CRESPO, 'TOP SECRET'

Correa designó como asesores de inversión tanto a Crespo, exsecretario de Organización del Partido Popular (PP) de Galicia, como a su primo, Antoine Sánchez, e Inés Fierro. Los tres se encargaban, según la UDEF, de realizar las operaciones de compra-venta de acciones y contratación de depósitos después de que el presunto líder de la trama les habilitara a través de un poder notarial limitado.

Crespo, que intercambiaba correos electrónicos con los anteriores con el alias de 'Maxvell Smart', al que en ocasiones acompañaba la nota “top secret', tenía entre sus funciones “el control de las posiciones de la actividad bancaria” de Chelmi, “el diseño de inversiones en el exterior” y la “capacidad de actuación sobre sus posiciones bancarias”.

En el análisis de riesgos realizado por la entidad se señala que el origen de los fondos de estas cuentas eran las actividades empresariales de Special Events, la sociedad de 'Gürtel' que se encargaba de organizar actos políticos, y otros como proyectos inmobiliarios desarrollados en Miami (Estados Unidos). En estos se la sociedad “invirtió 500 millones y obtuvo unos beneficios de 2000 millones”, según el informe.

TRES MILLONES DE EUROS EN 2005

En una de sus cuentas la sociedad Awberry License, de la que Correa era beneficiario económico, ingresó tres millones de euros el 12 de abril de 2005 desde una cuenta en la Compañía Monegasca de Banca. Esta cuenta estaba dedicada a contratar depósitos a corto plazo, con unos rendimientos de 35.860, 98 euros, y la compra-venta de acciones.

En otra cuenta se produjo un primer movimiento el 31 de mayo de 2005 por importe de 494.412,10 dólares que se realizó desde otra cuenta que Awberry License tenía en la Banque Cial de Ginebra (Suiza). Los fondos se dedicaron a la inversión en depósitos, con los que se consiguieron unos rendimientos de 163.613,57 dólares, y la compra-venta de acciones, que generó unas comisiones de 330.682,07 dólares.

Desde este depósito el cabecilla de la trama 'Gürtel' también realizó una operación inmobiliaria de compra-venta de un lote en Cartagena de Indias (Colombia) y se enviaron el 30 de julio de 2007 cuatro millones de dólares a una cuenta que la mercantil Adama Holding Corp, también controlada por Correa, tenía en el banco Crédit Foncier de Mónaco.

En la tercera cuenta Correa recibió ingresos de 2,3 millones de dólares provenientes de otras sociedades, incluyendo una transferencia de 100.000 euros del que era presidente de Constructora Hispánica, Alfonso García Pozuelo, también imputado en el procedimiento.