Compartir

BARCELONA, 8 (EUROPA PRESS)

La protesta de Greenpeace en la Basílica de la Sagrada Familia de Barcelona ha finalizado a las 13.40 horas de este viernes, después de que una decena de activistas hayan estado colgados en las torres de la fachada del Nacimiento desde las 10 horas para exigir la libertad de 30 tripulantes del barco de la organización Arctic Sunrise, retenidos desde hace más de 50 días en una cárcel de Rusia.

Fuentes de la organización han explicado a Europa Press que “el mensaje que se quería lanzar ya ha sido transmitido”, y han concretado que la acción de este viernes se enmarca en una serie de protestas que Greenpeace está llevando a cabo en numerosas capitales del mundo para lograr la liberación de los arrestados.

Entre los retenidos en Rusia hay 28 activistas de Greenpeace, un fotógrafo y un cámara que iban a bordo del barco en el momento de la detención: “Con estas acciones perseguimos darles voz”.

La protesta se ha llevado a cabo en la Sagrada Familia por “lo que simboliza, teniendo en cuenta que es un monumento conocido internacionalmente, y lo que allí ocurre tiene repercusión mundial”, según las mismas fuentes.

Los activistas colgados han mostrado carteles con el mensaje 'Libertad' escrito en distintos idiomas, en los que también se podían ver imágenes de los detenidos por un guardacostas ruso cuando protestaban en una plataforma petrolífera en el mar de Pechora.

Según han explicado a Europa Press fuentes de la Sagrada Familia, los miembros de Greenpeace han entrado como turistas, pagando la entrada, han subido por el ascensor de la fachada del Nacimiento y, “rápidamente” se han colgado de varias torres.

La fachada del Nacimiento se ha cerrado por motivos de seguridad cuando se ha iniciado la protesta –aunque los turistas han podido acceder a resto de la basílica con normalidad–, y se ha reabierto al finalizar la acción.