Compartir

BARCELONA, 8 (EUROPA PRESS)

La Basílica de la Sagrada Familia de Barcelona ha cerrado este viernes el acceso a la fachada del Nacimiento después de que una decena de activistas se hayan colgado en varias torres para exigir la libertad de 30 tripulantes del barco de la organización Arctic Sunrise, retenidos desde hace más de 50 días en una cárcel de Rusia.

Según han explicado a Europa Press fuentes del templo, los Bomberos de la Generalitat, los Mossos d'Esquadra y la seguridad de la Sagrada Familia están “velando” por la seguridad de los activistas, a quienes no tienen previsto desalojar.

Pese a que se ha cerrado el acceso a la fachada del Nacimiento por motivos de seguridad, los turistas pueden seguir accediendo al resto del monumento “sin problemas”.

Los activistas colgados de las torres llevan carteles con el mensaje 'Libertad' escrito en distintos idiomas, en los que también se pueden ver imágenes de los detenidos por un guardacostas ruso cuando protestaban en una plataforma petrolífera en el mar de Pechora.

Los miembros de Greenpeace han entrado como turistas, pagando la entrada, han subido por el ascensor de la fachada del Nacimiento y, “rápidamente” se han colgado de varias torres, han descrito las mismas fuentes.

“No queremos poner resistencia ni bloquear nada, por lo que se acabará la acción cuando el mensaje se haya transmitido”, han explicado a Europa Press fuentes de Greenpeace, que han precisado que, además de las personas colgadas de las torres, hay activistas dentro de la basílica.

La acción se está llevando a cabo en la Sagrada Familia por “lo que simboliza, teniendo en cuenta que es un monumento conocido internacionalmente, y lo que allí ocurre tiene repercusión mundial”, según las mismas fuentes.

La intención de Greenpeace es perpetuar la acción hasta que las imágenes de la protesta se difundan en Rusia, donde se encuentran arrestados 28 miembros de la organización, un periodista y un cámara que iban a bordo del barco en el momento de la detención.