Compartir

Defiende su inocencia y acusa a Fiscalía de querer apartarle para que no conozca la instrucción

MADRID, 4 (EUROPA PRESS)

El juez Elpidio José Silva, conocido por instruir el 'caso Blesa' contra el expresidente de Caja de Madrid y sancionado por el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), ha defendido su inocencia y ha acusado a la Fiscalía de buscar que se abra una causa de abstención contra él para que no conozca la instrucción.

“La causa se archivará, se sobreseerá y yo me tendré que abstener de conocer, esto es evidente. Por tanto, la causa tendrá que pasar al Juzgado Central de Instrucción”, ha señalado en declaraciones a laSexta recogidas por Europa Press.

El titular del juzgado de instrucción número 9 ha recalcado su inocencia, ha negado tener ningún tipo de animadversión hacia Blesa y ha lamentado que este tipo de hechos lo que consiga es que “una ley como la orgánica sea endeble”. “Uno no tiene tiempo en los juzgados para dedicarse a la venganza”, ha señalado Elpidio José Silva, quien ha subrayado que “en una franja de 100 kilómetros” él no está “ni a 90 kilómetros de la comisión de los delitos” de los que se le acusan.

“Cuando uno quiere prevaricar no se pasa 16 folios argumentando”, ha indicado el magistrado, quien ha acusado a la Fiscalía de Madrid que ha interpuesto una querella contra él por prevaricación de querer apartarle del caso para que no siga conociendo detalles de la instrucción. “La finalidad de la querella de fiscalía, finalidad que seguramente se ha obtenido ya, es la de generar una causa de abstención para que yo pueda volver a conocer de la causa”, ha explicado.

En esta línea, se ha mostrado convencido de que a su carrera judicial “no le pasa nada” tras esta querella y, aunque ha admitido que es “incómodo” vivir una situación así, lo ha encuadrado dentro de los “gajes del oficio”. “Mi carrera no corre peligro porque no hay nada de que se me acuse que tenga el menor fundamento. Estoy deseando que todas las pruebas que yo he practicado se pongan de manifiesto en la instrucción para que el juez vea que he actuado de una forma absolutamente correcta”, ha señalado.

Lo perjudicial en este caso, ha enfatizado el juez Silva, es la “imagen” de la justicia que se está dando “dentro y fuera de España”. “Esa imagen es lo que sí puede quedar perjudicado”, ha dicho.

PRESIONES

El juez Silva ha denunciado las presiones “indirectas” recibidas durante la instrucción de este caso –“a nadie que me conozca se le ocurriría llamarme para decirme lo que hay que hacer”, ha matizado– en forma de expedientes disciplinarios, denuncias permanente y declaraciones en los medios de comunicación de “altos miembros del Ministerio Fiscal, incluido el propio presidente del CGPJ”.

En cuanto a los casos instruidos, ha señalado que se puede afirmar “sin la menor duda” que la causa relativa a la adquisición del banco con sede en Miami “está abierta” y, respecto al denominado 'caso Blesa', se encuentra “reaperturado de hecho” por el juez Fernando Andreu. En cualquier caso, se ha mostrado convencido de la necesidad de seguir investigando la gestión de Caja Madrid desde 1996 “hasta al menos 2010” y si se contempla delito “seguir adelante con las diligencias penales”.

Sobre este punto, ha censurado que se hable de “asalto a la banca” y ha defendido que no se trata de la banca en general sino de “una caja que llegó a una situación de colapso única” y que ha definido como “un caso muy específico”.