Compartir

MADRID, 4 (EUROPA PRESS)

El Colegio Oficial de Psicólogos de Madrid ha lamentado el fallecimiento este lunes del profesor José Luis Pinillos a los 94 años de edad, ya que lo consideran uno de los padres de la Psicología española y de que esta disciplina se considere como ciencia.

Nacido en Bilbao en 1919, Pinillos se licenció en Madrid en Filosofía y Letras en 1946 y, un año más tarde, inició su tesis doctoral sobre 'El concepto de sabiduría', durante la cual viajó a Bonn (Alemania) para ampliar estudios de Psicología en el Psychologisches Institut.

A su vuelta a España en 1949, pasó a formar parte del Departamento de Psicología Experimental del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) dirigido por José Germain y, de 1951 a 1953, amplió sus estudios de Psicología en el Maudsley Hospital de Londres.

Precisamente fue su formación en otros países la que le permitió luego impulsar en España “la metodología y rigor científico que actualmente tiene la psicología española, que de lo contrario no habría sido posible”, según ha reconocido a Europa Press Fernando Chacón, decano del Colegio de Psicólogos de Madrid, del que Pinillos era miembro de honor.

En 1961 ganó por oposición la cátedra de Psicología de la Universidad de Valencia donde creó el primer Departamento de Psicología. Años después, en 1966, obtuvo por concurso la cátedra de Psicología en la Universidad de Madrid, sección de Filosofía de la Facultad de Filosofía y Letras, donde continuó hasta su jubilación en septiembre de 1986.

Chacón ha destacado el papel de Pinillos como “primer gran divulgador de la Psicología” en España y por haber sido, junto con Mariano Yela, quienes pusieron las bases de la Psicología científica en España “renunciando a su faceta investigadora para crear facultades y formar a la mayor parte de los psicólogos actuales”.

“No hay casi ningún psicólogo que no haya leído su libro 'La mente humana', que fue todo un éxito”, reconoce este experto, que destaca la labor de Pinillos para que la Psicología dejara de ser una rama de la Filosofía y pasara a formar parte de las Ciencias de la Salud.

En 1986 fue galardonado con el Premio Príncipe de Asturias de Ciencias Sociales por sus trabajos decisivos en la promoción y progreso de la Psicología empírica en España y, dos años más tarde, consiguió el sillón 's' minúscula de la Real Academia Española (RAE).

Su trabajo se ha centrado en la percepción, aprendizaje, desarrollo de la inteligencia, Psicología social, personalidad, Epistemología e historia de la Psicología y ha publicado numerosos libros y artículos, campos en los que “ha dejado una huella muy importante”.

Ha sido investido doctor “honoris causa” por las universidades de Salamanca, Valencia, País Vasco, Santiago de Compostela, Comillas, Oviedo, UNED, Sevilla, La Laguna, Murcia y Medalla de Oro del Centro de Estudios Universitarios, Medalla de Oro de Madrid, Medalla de Honor de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo y miembro de honor del Colegio Oficial de Psicólogos de España.