Compartir

BUENOS AIRES, 4 (EUROPA PRESS)

El Grupo Clarín ha presentado este lunes su propio plan de adecuación voluntaria a la Ley de Medios después de que la semana pasada la Corte Suprema de Justicia ratificara su constitucionalidad y lo ha hecho ante el “avance ilegal” por parte del Gobierno de Cristina Fernández de Kirchner para “hacerse con los pocos medios críticos que aún quedan en Argentina”.

Según ha explicado Clarín en un comunicado, su plan de “adecuación voluntaria al régimen de licencias” que estipula la nueva ley ha sido presentado esta mañana ante la Autoridad de Servicios de Comunicación Audiovisual (AFSCA) y la Justicia argentina “ante el avance ilegal y de facto que emprendió el gobierno en los últimos días para quitarle compulsivamente sus medios audiovisuales”.

Así, ante la “política de hechos consumados” que según el grupo está llevando a cabo la AFSCA, cuyo titular Martín Sabbatella, fue en persona la semana pasada a Clarín a notificar la “adecuación de oficio” a la ley, el grupo ha decidido “separar sus licencias audiovisuales en seis diferentes unidades empresarias, cada una de ellas respetando el límite” que estipula la ley.

Clarín ha dejado claro igualmente que este plan “no interrumpe ninguna de las acciones judiciales que lleva adelante el Grupo para defender sus derechos” y ha reclamado “una autoridad de aplicación independiente, imparcial y con solvencia técnica, que pueda asegurar un tratamiento transparente e igualitario en la aplicación de la ley, lo contrario de lo que sucede hoy”.

HACERSE CON LOS MEDIOS CRÍTICOS

En opinión del grupo mediático, con esta ley el Gobierno ha beneficiado al resto de medios y lo ha hecho con el “objetivo claro (de) hacerse de los pocos medios críticos que aún quedan en Argentina”.

“Estamos convencidos de que en ningún país civilizado el Estado puede desconocer retroactivamente licencias que él mismo otorgó, que tienen varios años por delante”, afirma el Grupo en su comunicado, en el que recalca que “no lo hicieron siquiera países como Venezuela o Ecuador”.

El grupo mediático reconoce que la decisión es “la menos deseada” y subraya que el “desmembramiento que impone esta ley no sólo va en contra de las tendencias mundiales y de los derechos legítimamente adquiridos, sino que busca debilitar la sustentabilidad que nos permite mantenernos al margen del poder de turno”.

RECURRIR ANTE TRIBUNALES INTERNACIONALES

Por último, tras prometer que se tratará de garantizar “los estándares de calidad de los productos y servicios brindados”, el Grupo Clarín advierte de que “analizará recurrir ante tribunales internacionales para impugnar los artículos cuestionados” de la ley y, como contempla el fallo, “seguirá litigando en los tribunales locales todos los aspectos vinculados a la aplicación discrecional y selectiva de la norma por parte del Gobierno nacional”.

“El Grupo Clarín mantiene firmemente su compromiso con el periodismo, la información, la producción y la distribución de contenidos audiovisuales. Porque quiere seguir encarnando una voz independiente, una industria sana y un proyecto de comunicación privado, nacional y con futuro. Pese a todos los obstáculos, pero con la convicción intacta”, concluye el comunicado.

En declaraciones con el periodista Jorge Lanata en Radio Mitre, el gerente de Comunicaciones Externas del Grupo Clarín, Martín Etchevers, ha explicado que la decisión se tomó “para preservar los derechos” y ha reclamado “tener como mínimo los plazos que tuvieron los otros grupos”.