Compartir

NUEVA YORK, 1 (EUROPA PRESS)

La Policía de Los Ángeles ha informado de que el responsable del tiroteo en el aeropuerto de Los Ángeles está “bajo custodia”, ha actuado solo y sus disparos han dejado un saldo de siete heridos, seis hospitalizados, mientras que el Departamento Forense del Condado ha confirmado a Reuters un fallecido, aunque no ha dado información sobre su identidad.

El jefe de Policía del aeropuerto, Patrick Gannon, indicó que el sospechoso “sacó un fusil de una bolsa y comenzó a abrir fuego en varios puntos del aeropuerto”.

“La Policía rastreó al sospechoso, le disparó en la terminal 3 y fue puesto bajo custodia. En estos momentos, tenemos motivos para creer que actuó solo”, indicó Gannon. Según informaron fuentes federales a la cadena NBC, el sospechoso “es un ciudadano estadounidense de unos 20 años de edad”.

Sobre la situación de los heridos el Centro Médico UCLA indicó a NBC que uno de ellos se encuentra en estado crítico y que otros dos están en estado grave, informa también la NBC.

FALLECIDOS

El forense, por su parte, ha confirmado el fallecimiento de un individuo en el tiroteo, sin dar más información sobre la víctima. Previamente fuentes oficiales informaron a la cadena NBC de la muerte del asaltante y de un trabajador de la Administración de Seguridad en el Transporte. El jefe de Policía del aeropuerto no dio información sobre fallecidos en la rueda de prensa.

Una portavoz de la TSA informó en su cuenta de Twitter de la muerte de este trabajador, pero posteriormente borró sus mensajes. Un portavoz de la TSA, Nico Melendez, se ha limitado a confirmar que un empleado ha resultado herido en una pierna.

La TSA ha desmentido a través de su cuenta de Twitter que el autor de los disparos haya sido alguna vez trabajador de la agencia.

EL AEROPUERTO, PARALIZADO

El aeropuerto de Los Ángeles, el tercero más grande del país, se encuentra ahora mismo paralizado y en estado de 'lockdown', por orden de la Administración Federal de Aviación (FAA).

De momento, se ha recomendado a los pasajeros que se desplacen a los hoteles más cercanos hasta que se les informe de la reanudación de las operaciones.