Compartir

MADRID, 31 (EUROPA PRESS)

El Tribunal de Cuentas ha vuelto a detectar irregularidades en las donaciones privadas recibidas por los partidos políticos y sus fundaciones en los años 2009, 2010 y 2011, los últimos que ha analizado la institución y cuyos informes aprobaron este miércoles para su remisión a las Cortes.

Según adelanta la institución fiscalizadora en un comunicado recogido por Europa Press, las donaciones privadas no finalistas recibidas por las formaciones políticas supusieron en 2009 un total 6,2 millones de euros, una cifra que se fue incrementado en los ejercicios siguientes: 7 millones de euros en 2010 y 8,7 millones de euros en 2011, año electoral (el último ejercicio con elecciones generales se recibieron 6,4 millones de particulares). La mayoría de esos donativos proceden de personas físicas (5,1 millones de euros, 6,0 millones de euros y 5,7 millones de euros, respectivamente).

Ahora bien, el Tribunal de Cuentas vuelve a denunciar una serie de deficiencias e irregularidades en la recepción de estas donaciones privadas, aunque en su comunicado no determina los partidos a la espera de que el informe llegue a las Cortes.

Así, en estos tres años ha vuelto a haber, como en 2008, donaciones no identificadas, donaciones de personas jurídicas de las que no se han facilitado el acuerdo del órgano social competente, donaciones realizadas por personas jurídicas con contrato vigente con la Administración Pública (una incompatibilidad introducida en la ley de 2007), donaciones en el periodo fiscalizado que no se ingresaron en cuentas bancarias destinadas exclusivamente a ingresos de esta naturaleza y, por último, figuran aportaciones cuya identificación no contempla alguno de los requisitos legales.

Por lo que se refiere a las fundaciones de partidos políticos, las donaciones percibidas han ido decreciendo pasando de un total de 9,2 millones en 2009, 8,7 millones en 2010, y 7,2 millones en 2011.

Y LAS FUNDACIONES, IGUAL

Los incumplimientos legales detectados se refieren a donaciones ingresadas en cuentas bancarias ordinarias al no existir abiertas cuentas específicas o donaciones que, a pesar de existir dichas cuentas, no han sido ingresadas en las mismas.

También hay ayudas procedentes de la formalización de convenios de colaboración, suscritos por dos fundaciones, que se estima tiene la naturaleza de donación y cuyos importes superan el límite legal previsto para las aportaciones individuales, así como donaciones procedentes de personas jurídicas de las que no se ha dispuesto del acuerdo del órgano social.

El Tribunal de Cuentas ha fiscalizado un total de 29 formaciones políticas que han sido perceptoras, directa o indirectamente, de subvenciones públicas para su funcionamiento ordinario, y a 39 fundaciones vinculadas con los partidos con representación en las Cortes Generales.

La financiación pública percibida por los partidos políticos ha supuesto un total de 287,1 millones de euros en 2009, 247 millones en 2010 y 316 millones en 2011.

Respecto a los recursos privados contabilizados, la cuantía más importante corresponde a las cuotas y aportaciones de afiliados, adheridos y simpatizantes, con un saldo total para los ejercicios fiscalizados de 41,6 millones en 2009, 40,7 millones de euros al año siguiente y 43,2 millones en 2011.

La deuda de los partidos con entidades de crédito ascendía a 237 millones de euros en 2009, de los que 1,6 millones ya habían vencido; bajó a 218,4 millones en 2010, con una deuda vencida de 1,5 millones, y se elevó hasta los 275,3 millones en 2011 (la deuda vencida estaba entonces en 1,3 millones), que fue un año con elecciones generales. El último ejercicio con comicios legislativos, en 2008, la deuda de los partidos sumaba 224 millones.

EL TRIBUNAL SE PONE AL DÍA

Las recomendaciones formuladas con motivo de la emisión de Informes anteriores siguen vigentes para los ejercicios objeto de esta fiscalización (2009, 2010 y 2011), por lo que mientras que el Parlamento no apruebe las reformas anunciadas por el Ejecutivo se mantienen prácticamente todas las recomendaciones al considerar que su implantación contribuirá a garantizar un mejor cumplimiento de las obligaciones contables, una mayor transparencia en la gestión de la actividad económico-financiera desarrollada por los partidos políticos y un eficaz control de dicha actividad.

Con estos tres informes, el Tribunal de Cuentas se acerca a la promesa de su presidente, Ramón Alvarez de Miranda, de ponerse al día este año después del retraso acumulado en los últimos tiempos, donde ha habido sucesivas reformas en la legislación de partidos políticos. Antes del verano aprobó el informe de 2008, en la que se aplicaba la ley de 2007, y ahora ha avanzado tres ejercicios seguidos con lo que sólo queda pendiente el de 2012, cuyo plazo de rendición de cuentas acabó el pasado 30 de junio y que se espera para finales de año.