Compartir

BARCELONA, 31 (EUROPA PRESS)

El presidente del Parlamento Europeo, el socialdemócrata Martin Schulz, ha asegurado que el debate soberanista catalán es un asunto que debe resolverse a nivel interno español y no en las instituciones europeas, quienes no deben posicionarse ante esta cuestión.

“Es un problema que debéis resolver con vuestro país, no en Europa”, ha señalado Schulz, en un desayuno informativo en Barcelona, en el que ha asegurado que para él, dar respuesta a este tipo de cuestiones es un asunto delicado.

“Cuando Madrid me pide que os envíe el mensaje que ellos quieren, y les respondo que es un problema que debéis resolver aquí, me replican que estoy del lado de los catalanes”, ha destacado Schulz, que ha dicho que cuando dice esta misma idea a los catalanes, estos sienten que también está en su contra.

Por ello, ha admitido en un desayuno organizado por el Forum Europa: “Sobre este problema no puedo ofrecer ninguna respuesta para hallar una solución. No es una respuesta satisfactoria para mucha gente pero es la realidad”.

Para explicar cómo se siente cuando le preguntan sobre el debate soberanista catalán, ha recordado la historia de un rabino que, ante una controversia entre dos vecinos, a los dos les dio la razón, y su mujer le dijo que no podía dar decir la misma respuesta a ambos, y el rabino también le contestó: “Tienes razón”.

“La UE no resolverá y no puede resolver este problema, no es un problema en el que podamos contribuir a encontrar una solución”, ha destacado Schulz, que ha dicho que la relación entre Catalunya y el resto de España es un tema que genera mucho debate en círculos europeos.

PAROT Y ESPIONAJE

Preguntado por la sentencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) sobre la 'doctrina Parot', ha dicho que él institucionalmente no puede posicionarse sobre una decisión judicial, pero ha dicho que él también comprende “el dolor de las víctimas”.

Sobre la polémica generada por los casos de supuesto espionaje a dirigentes políticos por parte de Estados Unidos, ha dicho que es “inadmisible e inaceptable”, y también ha alertado de las consecuencias que tendría que en las elecciones europeas del próximo junio saliesen reforzadas las fuerzas euroescépticas.

Ha lamentado que sigan los perjuicios en la UE, tanto de quienes ponen en un mismo saco a toda la Europa del sur por sus dificultades económicas, como de aquellos que piensan que “todos los alemanes son como el Deutsche Bank”.

Ha recalcado que es necesario un compromiso para luchar contra el desempleo, sobre todo el juvenil: “El único mensaje que como sociedad damos –a los jóvenes– es que no hay lugar para ellos”, una situación que debe invertirse, porque hace peligrar la cohesión social.

Ha asegurado que la evolución de las instituciones en los últimos años pone de manifiesto que sólo con los sacrificios y con los recortes no basta para garantizar la recuperación económica, por lo que ha abogado por dar prioridad a inversiones en I+D e infraestructuras y facilitar el acceso al crédito a las pequeñas y medianas empresas.

Según Schulz, es un error si los grandes partidos europeos permiten a las fuerzas euroescépticas “monopolizar la campaña con sus ilusionistas y nada realistas propuestas” que culpabilizan a la UE de todo el malestar social, cuando en realidad es gracias a las instituciones europeas que se ha logrado que en este continente haya paz y prosperidad.