Compartir

Acusa a las direcciones “de algunas asociaciones de víctimas” de “llevar a la práctica esquemas de ultraderecha”

BILBAO, 29 (EUROPA PRESS)

El portavoz de Sortu, Pernando Barrena, cree “un signo positivo” el criterio de la Audiencia Nacional por el que ha decidido excarcelar a todos los presos afectados por la 'doctrina Parot', que serían más de 50, y ha reclamado que se les ponga en libertad “sin más dilación”. Además, ha exigido que se excarcele también a otros tantos reclusos con procedimientos abiertos en el Tribunal Constitucional y en el Tribunal Supremo “afectados por temas de cómputos de penas”, lo que sumaría un total de alrededor de un centenar.

Barrena también se ha referido a las declaraciones que realizó el pasado domingo en las que aseguró que las víctimas que habían convocado la manifestación en contra de la 'doctrina Parot' solo buscaban “sembrar odio, venganza, revancha y anulación de los derechos básicos”. En este sentido, ha explicado que se refería a las direcciones de “algunas asociaciones de víctimas” que, a su entender, “llevan a la práctica esquemas de ultraderecha”.

En una entrevista concedida a Onda Vasca, recogida por Europa Press, el dirigente de Sortu ha recordado que la sentencia del Tribunal de Estrasburgo sobre la 'doctrina Parot' es “inapelable y contundente”.

El representante de la izquierda abertzale ha señalado que ésta afectaría a 56 reclusos, pero también hay otro grupo “que tiene diferentes procedimientops abiertos, tanto en el Tribunal Supremo como en el Tribunal Constitucional, que también están afectados por el tema de cómputos de condena, etc”. “Estamos hablando de un grupo total de personas que puede estar cerca del centenar”, ha afirmado.

Además, ha señalado que los presos de ETA, “en la medida en la

que tienen causas abiertas en instancias judiciales, tienen que defenderse ante ellas de manera individual”. “Cada uno ha hecho su proceso, su defensa y ha actuado de esa manera”, ha añadido.

Pernando Barrena ha apuntado que “así ha sido históricamente y así, desgraciadamente, tendrá que ser en un futuro a la hora de defender los intereses de esas personas” porque, ante los tribunales, “no hay manera de actuar como colectivo, por lo menos en lo que se refiere al expediente de cada uno”.

“De eso se trata en estos momentos. No hay contradicción alguna en tener que actuar en base aun planteamiento o a un expediente individual, pero el colectivo de presos políticos vascos tiene mucho que decir a la hora de ir posibilitando otras soluciones a la condición de personas privadas de libertad y, sobre todo, como colectivo, a la hora de ser un activo en el proceso de paz”, ha dicho.

BENEFICIOS PENITENCIARIOS

Pernando Barrena ha rechazado que haya “dificultades” dentro del colectivo de presos de ETA y la propia banda para que algunos accedan a beneficios penitenciarios. “Esto hay que entenderlo como ocurre en cualquier situación de la propia vida. Hay un grupo de personas, alrededor de 600 afectadas por situaciones similares que deciden funcionar en clave de colectivo en la medida en que hay medidas de excepción que se les impone a todos ellos y que pretenden perjudicarles política y judicialmente”, ha añadido.

En esta línea, ha afirmado que esas personas “se organizan, adoptan unos criterios que creen óptimos para su propia defensa como colectivo y, si en algún momento alguna persona decide quedarse fuera de ese colectivo, evidentemente, lo que no puede pretender es que el resto del colectivo la aplauda”.

“Yo creo que las personas que deciden buscar una salida particular y quedarse fuera de la disciplina de un colectivo, lo pueden hacer, es muy respetable, pero no pueden pretender que el resto de ese colectivo aplauda que abandonen esa disciplina”, ha subrayado.

CAMBIO DE POSTURAS

Barrena ha afirmado que a Sortu le “consta” que se está debatiendo en las cárceles un cambio de postura respecto a la que el colectivo de presos de ETA ha mantenido hasta ahora porque no es “ajeno al cambio político y social”. “Desde luego, ha manifestado su voluntad de adaptar esas posiciones que tienen como colectivo”, ha indicado.

El portavoz de Sortu ha señalado que los reclusos deben ser “parte en la medida en que ese proceso de paz y normalización avance en el diseño de ese esquema que tiene que terminar con la puesta en libertad de todas las personas que están presas por motivaciones políticas”.

“Llevan un tiempo en ello, pero los tiempos para estas cosas en prisión no es como en la calle”, ha indicado, para mostrar su confianza en que, “vista la literalidad de lo que se ha manifestado hasta la fecha, es que su reflexión venga a alimentar el proceso de paz, a hacerlo irreversible, viable y pueda llevarlo hasta sus últimas consecuencias”.

AUTOCRÍTICA

A su juicio, todos los agentes “que han tenido algo que ver con este conflicto político, y especialmente en su vertiente más dolorosa, la vertiente violenta, tenemos la obligación de ser autocríticos, no por ánimo de flagelación, sino para buscar puntos de encuentro para el futuro y asegurar la convivencia”.

En este sentido, ha recordado que la izquierda abertzale “hace tiempo que ya puso sobre la mesa su propia autocrítica” al considerar que “la manera en que ha tratado el tema de las víctimas de ETA en el pasado no era del todo satisfactoria y entonó un 'mea culpa'”.

“A nosotros nos gustaría que el resto de fuerzas políticas que han tenido que ver con esa situación de conflicto a lo largo de los tiempos, hiciesen también autocrítica y asumieran que también han tenido mucho que ver con el sufrimiento que se ha causado en este país”, ha manifestado.

En este sentido, se ha referido, no sólo a los Gobiernos español y francés, sino también a otros partidos políticos como el PP y el PSOE, “que han sido parte de ese diseño de esas políticas que también han incluido aspectos de violencia”, y también ha incluido al PNV “que ha utilizado a la Ertzaintza, en muchos casos, como Policía política y que también ha recibido instrucciones muy concretas, muy políticas sobre cómo debería actuar en el tema de la represión de todo lo ligado con la izquierda abertzale”.

VÍCTIMAS

El representante de Sortu ha afirmado que, con las víctimas “conviene tener mucho tacto, pero también conviene ser firme y decir las cosas como son”. “Nosotros, desde el máximo respeto a lo que representan las víctimas, evidentemente en ambos lados del conflicto, lo que sí hemos querido decir es que el diseño de la manifestación de Madrid era un error y máxime cuando hemos visto en base a qué presupuestos se realizaba”, ha manifestado.

En esta línea, ha subrayado que se hablaba de “justicia para un fin con vencedores y vencidos, una esquema que pone los pelos de punta y que nos retrotrae a la época más negra de la historia contemporánea y moderna de este país, un esquema que ha dejado flecos respecto a los derechos humanos, y teniendo como referencia la guerra del 36, temas que están sin cerrar”. “Si éste es el esquema que se quiere para abordar la solución al conflicto político vasco, en absoluto es de recibo”, ha indicado.

En este sentido, ha asegurado que el tema de las víctimas, “su reconocimiento, su reparación, el derecho a la verdad, es fundamental, y la izquierda abertzale está y estará en primera línea, defendiendo esos conceptos”, ha indicado.

No obstante, ha precisado que “nunca” darán “por buenos esos conceptos políticos que se nos han querido vender este fin de semana en Madrid”, y ha indicado que “una cosa son las víctimas y otra son las direcciones de algunas asociaciones de víctimas que están llevando a la práctica esquemas de ultraderecha”.

Por último, ha indicado que a ellos les consta que, dentro de estos colectivos, “hay una situación muy incómoda, ya que no se sienten identificados, en absoluto, con los postulados que están intentando llevar adelante las direcciones de esas asociaciones”.