Compartir

BILBAO, 27 (EUROPA PRESS)

El portavoz de UPyD en Euskadi, Gorka Maneiro, ha subrayado que “todas las víctimas tienen derecho a hablar” y ha lamentado que se sienten “solas y abandonadas” por el Gobierno, que debería tener “un discurso más contundente” e intentar evitar que los presos de ETA sean excarcelados “antes de lo que parece justo”.

En una entrevista concedida a la Cadena Ser, recogida por Europa Press, Maneiro ha explicado que su formación, aunque él personalmente no ha podido acudir, ha respaldado la concentración desarrollada en Madrid bajo el lema 'Justicia para un final con vencedores y vencidos' porque “lo importante es estar con las víctimas, que parece ser que se encuentran ciertamente solas, abandonadas por los partidos políticos y por el Gobierno de España”.

“Nuestra obligación es estar con ellas”, ha insistido el parlamentario vasco de UPyD, que ha considerado que el Ejecutivo de Mariano Rajoy debe tener “un discurso más contundente” en relación con ETA y “hablar más claro” para decir que “no va a haber ningún tipo de impunidad, ningún tipo de negociación, y que va a intentar evitar que los presos de ETA salgan antes de lo que parece justo para una mayoría de los ciudadanos”.

A juicio de Gorka Maneiro, la sentencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos contraria a la Doctrina Parot “más bien parece que está referida a Inés Del Río”, cuyo recurso inició el caso. “Tenía que cumplirse y así ha sido. Y el resto de casos habrá que ir caso por caso”, ha añadido.

De cualquier modo, ha apuntado que ha quedado en evidencia que “los grandes partidos actuaron tarde y mal hace muchos años, tardaron mucho tiempo en cambiar el Código Penal, no se atrevieron a hacer los cambios que se requerían y, como consecuencia de aquellos polvos, estos lodos”.

“DERECHO A HABLAR”

Preguntado por la ausencia en la concentración de algunos colectivos de víctimas, ha considerado que “hay que escuchar a los ciudadanos en general y a todas las víctimas del terrorismo” porque “todas tienen derecho a hablar”, aunque “otros dicen que no se manifiesten y que no se metan en asuntos que no son cosa de ellos”.

“Ellos tienen todo el derecho a hablar, tanto unas como otras, porque víctimas hay muchas y cada una de ellas puede tener su opinión sobre la materia”, ha concluido.