Compartir

NUEVA YORK, 27 (Reuters/EP)

La Bolsa de Nueva York ha realizado este sábado una prueba de la puesta en efecto de la oferta pública inicial (OPI) de la red social Twitter, su debut en los mercados, para evitar los fallos registrados en el estreno de Facebook en el índice tecnológico Nasdaq.

A petición de varias firmas, participantes también en la OPI de Facebook, NYSE Euronext, la administradora de la Bolsa neoyorquina, ha probado si los sistemas podrían gestionar el elevado tráfico de mensajes generados por la OPI y, por lo tanto, que las empresas reciben rápidamente los informes confirmando sus pedidos durante la oferta.

En las pruebas, NYSE trabajó bajo un escenario de cientos de miles de pedidos simultáneos y la colocación de una tacada de casi 81 millones de acciones. “La prueba”, según un portavoz de NYSE, “fue un éxito y estamos agradecidos a todas las empresas que quisieron participar”.

Aunque el parqué neoyorquino, conocido también como 'Big Board', realiza pruebas los fines de semana con cierta regularidad, esta es la primera ocasión en la que simula una OPI.

LA SUPREMACÍA DE LAS TECNOLÓGICAS

Los analistas interpretan también este hecho en la pugna por la supremacía en las tecnológicas que mantienen el NYSE y el Nasdaq, que no logró arrebatar al NYSE el estreno en los mercados de Twitter tras las interrupciones en las operaciones durante la OPI de Facebook.

Tanto el NYSE como el Nasdaq han vaticinado que este año será el mejor en términos de ofertas públicas iniciales en más de media década.

Twitter, que podría comenzar a cotizar el 7 de noviembre, pretende vender 70 millones de acciones a un precio por acción que oscila entre los 17 y los 29 dólares (12,31 y 21 euros respectivamente). La OPI de Facebook se saldó con la venta de 421 millones de acciones a 38 dólares (27,53 euros) cada una.

EL PRECEDENTE DE FACEBOOK

En la OPI de Facebook, el elevado tráfico de pedidos durante la primera jornada –de más de 496.000 antes de la apertura de la oferta para cerca de 82 millones de acciones– desencadenó un fallo en el sistema del Nasdaq que frustró la llegada de confirmaciones de las operaciones a tiempo a las empresas.

Estos fallos acarrearon pérdidas colectivas a los grandes operadores de hasta 500 millones de dólares (algo más de 362 millones de euros) durante la OPI y dejó sin seguridad durante horas e incluso días a importantes firmas partícipes. En la puesta escena de Facebook se superó el récord de tráfico de acciones: más de 500 millones de títulos cambiaron de manos durante la primera jornada.

El caos que se vivió en la OPI contribuyó a la caída de los títulos de Facebook, que rozaron el mínimo de los 17,55 dólares (12,71 euros)durante el mes de agosto. Al cierre de la sesión del viernes, la acción de Facebook se vendía a 51,95 dólares (37,63 euros), por encima de su precio de salida y favorecida por una vigorosa recuperación a lo largo del mes de septiembre.