Compartir

VINARÒS (CASTELLÓN), 25 (EUROPA PRESS)

El Ayuntamiento de Vinaròs (Castellón) ha aprobado en el pleno ordinario del mes de octubre una moción en la que pide la paralización definitiva del proyecto Castor si no se dan garantías de seguridad, un texto que ha sido consensuado y apoyado por todos los partidos con representación en el consistorio (PP, PSPV, Bloc-Compromís y PVI) a excepción de Esquerra Republicana, que se ha abstenido.

La moción pide al Gobierno central la paralización “definitiva y permanente” del almacén de gas submarino Castor y su posterior desmantelamiento “si su puesta en funcionamiento no ofrece la certeza ni la seguridad de que no se vuelvan a reproducir terremotos de igual magnitud o superior”.

Asimismo, pide a la Administración central que se tomen las medidas necesarias para proteger a la población de forma preventiva y a la empresa promotora que dé la máxima información sobre todo lo que pasa sobre el proyecto, al tiempo que solicita al Gobierno y a la Generalitat una inversión promocional que contrarreste los efectos negativos ocasionados al turismo de la zona.

Por último, se pide a la Generalitat y al resto de administraciones competentes el “amparo y defensa” de los municipios afectados. El acuerdo se remitirá al Consell, a los Ministerios de Industria y de Medio Ambiente y a las diputaciones de Castellón y Tarragona.

NO TENDRÁ CONTINUIDAD

Los grupos que aprobaron la moción en el pleno, celebrado en la noche de este jueves, mostraron todos su convencimiento de que este proyecto no tendrá continuidad. En este sentido, el portavoz del PP, Lluís Gandía, remarcó que “lo importante es que todas las administraciones han actuado con celeridad para parar este proyecto tras los sismos y ahora se llega a un acuerdo muy claro para pedir que se pare definitivamente si no se da el cien por cien de seguridad de que no volverá a pasar”.

El portavoz socialista, Jordi Romeu, destacó que tras los movimientos sísmicos derivados de la inyección de gas “hay que pedir toda la seguridad y la transparencia informativa, pero deben ser los técnicos los que decidan si se debe o no desmantelar la plataforma”.

Por su parte, desde el Bloc-Compromís, Jordi Moliner, se mostró satisfecho por “conseguir que la mayoría de grupos vayan a una para pedir al Gobierno español la parada definitiva y permanente del almacén”, en tanto que la concejala del PVI, María Dolores Miralles, comentó que “difícilmente algún experto podrá decir que es cien por cien seguro”.

DESMANTELAMIENTO DIRECTO

Esquerra Republicana, con su concejal Lluís Batalla, que se abstuvo a la hora de votar, acusó al resto de grupos de “supeditar el cierre de la planta a si vuelve a pasar algo”, por lo que propuso otra moción pidiendo directamente su desmantelamiento “porque ya se ha puesto en funcionamiento y no ha ofrecido seguridad”. De hecho, esta segunda moción fue también presentada pero todos los otros partidos rechazaron admitirla con carácter de urgencia.

Batalla calificó de “sorprendente” que partidos como el Bloc, “abanderado desde el primer momento del 'No al Castor', ahora se haya bajado del carro”. Según Batalla, “la planta ha entrado ya en funcionamiento y ha demostrado que no es segura, por eso hay que pedir su desmantelamiento”.