Compartir

CÓRDOBA, 25 (EUROPA PRESS)

El Juzgado de Instrucción número 7 de Córdoba ha acordado la puesta en libertad con cargos por resistencia a la autoridad para el otro joven que se enfrentó a los agentes de la Policía en las afueras de la discoteca 'Podium' de la capital cordobesa, que tuvo que ser desalojada la madrugada de este jueves por un exceso de aforo en su interior y en la que resultaron heridos leves cinco jóvenes por algunas avalanchas.

Según han confirmado a Europa Press fuentes judiciales, el joven ha quedado en libertad con cargos después de que cuando se encontraba fuera de la discoteca y supuestamente había vendido entradas para la fiesta, quería recuperar el dinero de las mismas y la Policía le dijo que “se fuera, que no era el momento”, y se enfrentó “un poco” a los agentes. Mientras, el otro joven detenido, un menor de edad, ha quedado en libertad con la condición de personarse ante la Fiscalía de Menores.

Cabe recordar que fue a las 2,00 horas cuando la Policía Local alertó a sus compañeros de la Nacional debido a la existencia de una gran cantidad de personas agolpadas en las puertas de la referida discoteca a fin de entrar al interior, que ya se encontraba llena en ese momento.

Tras recibir el aviso, agentes de ambos cuerpos se personaron en esta discoteca ubicada en el Polígono Chinales para desalojar el local, aunque dos jóvenes se negaron a ello, siendo detenidos –uno por la Policía Local y el segundo por la Nacional– y trasladados posteriormente a dependencias policiales.

AFORO SUPERADO EN MÁS DE 300 PERSONAS

De otro lado y tras las primeras investigaciones, la Policía Local de Córdoba ha determinado que la discoteca 'Podium' en la que se registraron algunas avalanchas, cuando jóvenes pretendían entrar a la fiesta que allí se celebraba, superaba el aforo del local en más de 300 personas, ya que el permitido es de 989 y en ella se encontraban unas 1.300.

La Policía explica que los organizadores de la fiesta habían establecido diferentes puntos de control y rechazaban a aquellas personas que no cumplían los requisitos establecidos, pero que estas volvían a la cola ocasionando así algunos episodios que requirieron asistencia médica, entre ellos a cinco jóvenes que tuvieron que ser desplazados al hospital.

Los sucesos se enmarcan en torno a las 0,00 horas cuando comenzaba la actividad de la discoteca y se permitía ya la entrada con su respectivo control, pero alrededor de las 1,50 horas en las inmediaciones se empezaron a congregar una gran cantidad de personas que iban sumándose progresivamente a las colas existentes para acceder.

Los asistentes, al ver que el tiempo transcurría y las colas no avanzaban, empezaron a provocar “ciertas avalanchas” entre los integrantes de la cola. Así, sobre las 2,50 horas, “debido a la multitud de personas que se habían congregado en la zona”, se produjo el desmayo de un joven que fue atendido por los demás asistentes de a la fiesta, al que posteriormente se le unieron más desvanecimientos, por lo que se solicitó asistencia sanitaria en la zona.

Como solución a las continuas avalanchas que se daban en la cola, la Policía Local optó por actuar “para evitar males mayores” debido a los empujones que los asistentes propinaban en la cola de acceso al recinto de la discoteca y que eran los causantes de los desvanecimientos que se sucedieron.

De esta manera, la Policía Local ha señalado que gracias a la existencia de “vallas antipánico” y la colaboración del personal de la discoteca y de la seguridad privada que fue contratada para el evento se pudo resolver la problemática de la aglomeración de personas que se encontraban en la entrada.

LAS ENTRADAS

Tras determinar el desalojo y cuando se hubo completado, los agentes solicitaron a los responsables los tickets y estos le remitieron a un control informático, aunque “ante la sospecha de que estuvieran escondidos” buscaron en el local, donde finalmente localizaron dos cajas de cartón con tickets, una de ellas en una instancia anexa al ropero de la discoteca, tapada con plásticos y botellas, y otra en una habitación de la primera planta, junto a una estantería y también tapada con plásticos, añade el parte policial.

En este sentido, los correspondientes tickets encontrados estaban completos y sin partir por el personal de control de acceso a la discoteca. Algunas de ellas fueron adquiridas por Internet y otras adquiridas a mano, con lo que finalmente se contabilizaron un total de 1.139 tickets que presentaban el logotipo de la empresa organizadora 'Rebel Bingo'.

Mientras, en el exterior, una vez se había detenido el acceso de personas al local tuvieron que cortar al tráfico la avenida Arnold J. Toynbee debido a la gran afluencia de personas, muchas de ellas en estado de embriaguez y que protagonizaron intentos de agresión a los agentes así como insultos, tanto al Cuerpo de Nacional de Policía, que había desplazado hasta siete dotaciones, como a la Policía Local, de la que colaboraron todas las patrullas de la Jefatura. Los hechos culminaron con la detención de dos individuos, ahora en libertad.