Compartir

MADRID, 24 (EUROPA PRESS)

Un equipo de científicos del Centro de Investigación Sandford (Estados Unidos) han llevado a cabo un experimento que podría resolver los misterios de la materia oscura. Los primeros datos de este trabajo se harán públicos el próximo 30 de octubre, según ha informado la revista 'Nature'.

Para llegar a estos resultados, los investigadores han el conjunto de tubos fotomultiplicadores en el Gran xenón subterráneo (conocido como LUX), que capturan destellos de luz emitida cuando las partículas de materia oscura colisionan con xenon. Este aparato está formado por 122 tubos detectores de líquidos y, según han explicado los expertos, son mucho más sensibles que el sistema rival más cercano en el la búsqueda de materia oscura.

La próxima semana, los responsables de este trabajo revelarán si las posibles señales de materia oscura vistas por otros experimentos son reales, y también informará acerca de cuánto más tiempo y dinero debe de invertirse en la búsqueda de la materia oscura. “El potencial está ahí, y toda la comunidad está esperando con gran expectación para ver lo que se observa” ha indicado uno de los responsables del proyecto, Juan Collar.

POLÉMICA EN LA INVESTIGACIÓN

LUX comenzó este año su trabajo en medio de un intenso debate. Los científicos saben, a partir de observaciones astronómicas, que cinco sextas partes de la materia en el Universo es oscura, pero los intentos de detectarla directamente en la Tierra han estado plagados de controversia.

El experimento DAMA/LIBRA en el Gran Sasso (Italia) informó de una señal estadísticamente significativa hace más de 10 años, pero los físicos no han confirmado de forma independiente el resultado. En 2010, varias universidades estadounidenses realizaron también sus propios experimentos –entre ellos el más conocido es el de Xenon100–, pero estadísticamente sus resultados no fueron convincentes para la comunidad científica.

En algunos de los trabajos, uno de los candidatos para la materia oscura es el neutralino, una partícula predicha por algunas teorías supersimétricas de la física de partículas, en el que estas se combinan con las contrapartes más pesadas.

Se supone que LUX tiene un umbral de detección tres veces más exigente que Xenon100 (que apostaba por el neutralino), de manera que sus resultados podrían descartar esta partícula y cambiar la teoría hacia otros candidatos. “El próximo anuncio es muy importante”, ha concluido Collar.