Compartir

MADRID, 23 (EUROPA PRESS)

El pintor Antonio López se ha mostrado este miércoles escéptico en la aplicación de las nuevas tecnologías en el arte, y ha animado a las personas a tener un encuentro directo con las pinturas sin necesidad de usar audioguías ni nuevas tecnologías.

Para el pintor de Tomelloso (Ciudad Real), las nuevas tecnologías aplicadas al arte le resultan “un poco contaminantes e invasivas” e impiden el diálogo y el encuentro privado de las personas con las obras. “Es un mundo que me parece fascinante y seguro que aporta cosas fascinantes pero que yo no uso para nada”, ha indicado.

“Cuando voy a ver una exposición de Velázquez o de quien sea y veo esa gente recibiendo tantos mensajes en un aparato, yo les quitaría el aparato y le diría que viera la obra con sus propios ojos, que no se dejara seducir por lo que le dicen otros”, de modo que “dialogue” con el cuadro de una manera directa y “privada, sin mediaciones”.

Así lo ha asegurado el pintor en la mesa redonda 'Nuevas formas de contar historias, nuevas formas de comunicar. Quiosco Thyssen y storytelling para museos', organizada por el Museo Thyssen-Bornemisza y Madpixel.

SON COMO UN RESTAURANTE O UNA PROSTITUTA

Antonio López no necesita de las nuevas tecnologías para disfrutar del arte, porque le resulta un “poco abrasivo y que deja a la gente sin defensas”. Eso sí, ha dicho que no está en contra de ellas y que “las cosas están ahí para quien necesite usarlas”. “Es como un restaurante o una prostituta, no todo el mundo las necesita, pero tienen que estar ahí”, ha añadido, lo que ha provocado la risa del público.

Así, ha afirmado que “en el arte hay muchas ayudas que más vale que no estuvieran” y que “de vez en cuando la verdad hay que buscarla solo”. “En el arte ya casi no se puede pensar porque nos lo están explicando todo demasiado”, ha apostillado, al tiempo que ha añadido que al consumidor de pintura “le han convencido de que no sabe nada”.

A FAVOR DE SU USO

Con una opinión diferente se han explicado el resto de miembros de la mesa redonda (moderada por la periodista Marta Reyero): el director Artístico del Museo Thyssen-Bornemisza, Guillermo Solana; el cofundador de Madpixel, (los creadores de la plataforma Madgazine), Iñaki Arredondo; y el responsable de Desarrollo Educativo del Museo Thyssen-Bornemisza, Rufino Ferreras.

Estos participantes han defendido que las nuevas tecnologías pueden ayudar a las personas a contextualizar y comprender mejor las obras de arte, así como a completar aquello que contempla el espectador con multitud de historias que sobre el autor y la misma obra a través de vídeos, infografías, entrevistas con el autor y otro tipo de información complementaria.

Las nuevas tecnologías, han añadido, permiten que el espectador pueda volver a las obras que ha visto presencialmente, descubriendo nuevos detalles en esa segunda visita virtual.

Del mismo modo, han agregado, posibilitan que las personas puedan interactuar, opinar y contar la experiencia que ellos han vivido en su encuentro con las obras, al tiempo que hace que las exposiciones virtuales puedan llegar a mayor público.