miércoles, 23 septiembre 2020 5:22

Muñoz Molina: “En nombre del derecho de acceso a la cultura se está socavando su existencia misma”

MADRID, 18 (EUROPA PRESS)

El escritor Antonio Muñoz Molina ha denunciado este viernes que “en nombre del derecho de acceso a la cultura se está socavando su existencia misma”. “Para que haya acceso a la cultura, lo primero que tiene que haber es cultura”, ha apostillado.

En esta línea, ha señalado que “la gran paradoja española es que es un país con un “desprecio abierto, privado y público por la cultura desde hace mucho tiempo”, a pesar de contar con una “cultura de las más universales y ricas, en el sentido más amplio”.

Durante su clausura de una jornada sobre propiedad intelectual en el Congreso de los Diputados, ha lamentado que el “derecho a recibir una remuneración por el trabajo quede cancelado en el caso de la cultura”, limitando así la “capacidad de sustento y experimentación” del creador.

“Se roba el fruto del trabajo creativo porque robar es tecnológicamente posible, no tiene peligro ni está mal visto socialmente”. Además, ha denunciado que “los partidos prefieren no arriesgarse a perder votos haciendo respetar los derechos legítimos de una minoría inmensa”.

“Casi lo único que sería en España una fuente de crecimiento sin límite es la educación, la cultura y el saber. Pero precisamente nosotros estamos autodestruyendo nuestra mayor fuente de riqueza”, ha lamentado.

CONFUNDIR VALOR Y PRECIO

En esta línea, ha indicado que en “sociedades clientelares con baja calidad de ciudadanía, como por ejemplo España, valoran las cosas por su precio”. Además, ha añadido que “se da más valor a aquello que tiene más precio en la etiqueta, y lo que no cuesta de manera inmediata no se valora”. “El necio no ve valor donde no ha visto precio. ¿Cuánto cuesta que un médico le cure a uno?”, ha preguntado.

“Lo gratuito se ha confundido con lo democrático”, ha denunciado, para después recordar que con una conexión a internet y un portátil cualquiera puede ser su propio editor: “¿Es gratis el portátil o la conexión? ¿Hay piquetes frente a las tiendas Apple exigiendo la gratuidad de los iPads? ¿Cómo es que no hay una rebelión mundial por las ganancias estratosféricas en vida de Steve Jobbs?”, ha finalizado.

“Se cree el fruto de la creatividad humana es gratuito”, ha dicho, antes de remarcar que “no se puede vivir sin agua potable, pero sí se puede vivir sin libros, canciones, películas, cuadros y una prensa libre”. “Pero si estos bienes nos importan tendremos que contribuir a su existencia. Si les concedemos valor tendremos que atribuirles un precio y pensar cómo lo pagamos”, ha apostillado.

Para Muñoz Molina, “hay cosas libres que pueden ser gratis”, aunque “la libertad de prensa y de expresión no están entre ellas”. “Para escribir con libertad no se puede estar pagado por los poderosos. La libertad no es gratis, la gratuidad significa que son otros los que pagan, pues quien cobra del poder o de grandes intereses económico puede permitirse incluso la gratuidad, pero no la libertad de expresión”, ha apuntado.

“En inglés, free significa libre y gratuito, pero freedom solo significa libertad, lo que ya pone un límite al malentendido”, ha recalcado, antes de recordar que “la propiedad intelectual es la única propiedad sometida a una colectivización automática al cabo de cierto tiempo”, ahora estipulada en 50 años.

Siguiendo con estos planteamientos, ha añadido que “la invasión de la propiedad ajena quedó olvidada como arma reivindicativa”, a pesar de lo cual “el espacio casi siempre poco rentable de la creación intelectual y artística es invadida a menudo, incluso con el apoyo de personas que representan a la ley”.